Powered by Google Translate

Científicos brasileños aplican estrategia para detener posible pandemia en Sudamérica

Causada por un virus que se propaga entre humanos y primates a través de los mosquitos, sus síntomas incluyen fiebre severa y dolores de cabeza

0 9

Un equipo de científicos se ha adentrado en la mata atlántica de Brasil en busca de monos ¿La razón? Frenar el próximo brote de fiebre amarilla en los primates antes de que se extienda a los humanos.

Y a pesar de que Brasil está lidiando con tener la segunda tasa más alta de muertes por COVID-19 en el mundo, después de Estados Unidos, ahora debe afrontar esta otra enfermedad, considerada mucho más letal y que puede irrumpir de nuevo en el país sudamericano.

Alta tasa de mortalidad

La fiebre amarilla infecta a unas 200.000 personas y mata a 30.000 de ellas cada año, más que los atentados terroristas y los accidentes de avión juntos.

Causada por un virus que se propaga entre humanos y primates a través de los mosquitos, sus síntomas incluyen fiebre severa, dolores de cabeza y, en algunos pacientes, ictericia (coloración amarilla de la piel que da nombre a la enfermedad).

Científicos brasileños aplica estrategia para detener posible pandemia en Sudamérica
Créditos: Pixabay

Los casos graves pueden provocar hemorragias internas y fallo hepático.

Aproximadamente el 15% de las personas afectadas por la fiebre amarilla morirán de ella si no están vacunadas, una tasa de mortalidad muy superior a la de la covid-19.

De hecho, en los últimos años, Brasil ha visto más casos de fiebre amarilla que cualquier otro país.

En los bosques infestados de mosquitos de Brasil, la enfermedad parece saltar con especial rapidez entre los tamarinos león dorado (así se llama esta especie de monos) y los humanos.

Empeora la situación

Pero aunque los mosquitos son los portadores, son las personas las que están empeorando la situación.

OMS alerta que variante británica del COVID-19 está presente en 60 países telocuentonews
Créditos: Wikimedia Commons

A medida que los humanos invaden más y más la selva, reducen la diversidad biológica y se acercan al hábitat de otros primates.

Esta tendencia no se detendrá pronto, lo que significa que el próximo brote puede ser aún más mortífero.

Fuente: La Opinión

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. AceptarLeer Más