Powered by Google Translate

Chile incrementa contingente policial para reforzar seguridad ante crisis migratoria

Prevén aplicar un plan de intervención de las policías para llevar mayor seguridad a los residentes al norte de Chile

0 44

El Gobierno de Chile anunció que incrementará la dotación policial en el norte del país para afrontar la crisis migratoria que se vive desde hace un año en la frontera y el ascenso de índices delictivos denunciado por las autoridades locales.

De hecho, el ministro de Interior, Rodrigo Delgado dijo a través de su cuenta en Twitter: “Este martes llegamos hasta Iquique para abordar la situación migratoria junto a las autoridades regionales y representantes de los gremios. Junto a las policías seguimos trabajando para entregar mayor seguridad a los vecinos y familias”.

Al respecto, informó que llegaron a la ciudad norteña de Iquique 80 agentes del cuerpo policial de Carabineros y de la Policía de Investigaciones (PDI), que se quedarán en la zona hasta el 11 de marzo, día en el que asumirá el nuevo Gobierno del izquierdista Gabriel Boric.

Delgado indicó además que se realizará “un plan de intervención inmediato en aquellos barrios que tengan mayor tasa delictual” con el objetivo de “darles mayor seguridad a los vecinos”.

“Hoy nos reunimos con representantes de juntas de vecinos, quienes nos expusieron sus inquietudes. Hablamos del plan de intervención de ambas policías para llevar mayor seguridad a nuestros barrios. Nuestro compromiso es con las familias y vecinos. Seguimos trabajando”.

Esta tarde comenzó el despliegue de los 80 nuevos carabineros que llegaron a reforzar las labores de seguridad en la Región de Tarapacá.

Por su parte, el fiscal de Tarapacá, la región a la que pertenece Iquique, Raúl Arancibia, aseguró que los homicidios aumentaron en un año un 183% y que han surgido bandas criminales “extremadamente violentas”, con métodos y delitos que no se habían visto antes en el norte chileno.

El surgimiento de bandas criminales extremadamente violentas, con métodos y delitos que no se habían visto antes en la región; el aumento importante de los homicidios y la inmigración absolutamente descontrolada que existe en la zona, que impide saber quién ingresa al país; son algunos de los factores que para el fiscal regional, Raúl Arancibia, hacen indispensable enfrentar con seriedad la situación criminal que se vive en Tarapacá, adoptando medidas específicas para la región que eviten que esta delincuencia organizada se extienda al resto del país.

“El surgimiento de estas bandas ha sido sostenido y así, día a día, van ocurriendo nuevos hechos que nos sorprenden primero, pero desgraciadamente pareciera que uno tiende a ir poco a poco acostumbrándose. Esto es lo que no debemos permitir, nuestra región no puede perder la condición de zona segura y atractiva para vivir. Creo firmemente que todo esto se puede remediar y todavía estamos a tiempo de hacerlo, pero solo será posible cuando todos sinceremos y reconozcamos que enfrentamos un grave problema, que requiere de una política de Estado que vaya más allá del gobierno de turno”, afirmó Arancibia.

En su cuenta pública, el fiscal indicó que el año pasado se recibieron un poco más de 32 mil denuncias, un 8% menos que el periodo anterior. Sin embargo, esta disminución se debió principalmente a la caída de los delitos contra la salud pública (-50%) y del ingreso ilegal de extranjeros (-74%), que en abril dejó de ser considerado delito. También hubo baja en los delitos de robo por sorpresa (27%), robo en lugar no habitado (20%) y los delitos económicos (16%).

Sin embargo, aumentaron los delitos violentos, como los homicidios (183%), el tráfico de drogas (42%), tráfico de migrantes (501%), porte de arma cortante (124%) y los robos con violencia e intimidación (18%).

En materia del combate al tráfico de drogas, el fiscal destacó que junto a la Policía de Investigaciones, Carabineros y la Armada de Chile se desarticularon 45 bandas criminales, con cerca de 200 detenidos (chilenos y extranjeros) que ingresaban droga al territorio nacional y la comercializaban en distintos puntos de la región y del país, incautando en total más de 10 toneladas de marihuana, clorhidrato y pasta base de cocaína.

Agregó que, pese a las restricciones sanitarias, la Fiscalía trabajó en disminuir los retrasos en las causas, logrando más de 5 mil sentencias definitivas condenatorias, realizando casi 47 mil audiencias en los tribunales, de las cuales 6.800 correspondieron a controles de detención y más de 6.200 imputados fueron formalizados por algún delito.

Fuente: Fiscalía Regional de Tarapacá

Únete a nuestro canal oficial de Telegram: >Aquí<
Visítanos en nuestro canal de Youtube: >Aquí<
Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.