El debilitamiento que deja el nuevo coronavirus en las defensas de quienes se contagiaron predispone a algunos organismos a que cualquier enfermedad o infección se aloje rápidamente en el cuerpo. Los diabéticos no controlados, los pacientes tratados con altas dosis de corticoides y las personas con las defensas bajas son propensos a contraer esta extraña enfermedad.