Lunes, 24 de Julio del 2017

Telocuentonews

 

dona

Download Template for Joomla Full premium theme.

Deutschland online bookmaker http://artbetting.de/bet365/ 100% Bonus.

Online bookmaker bet365

carlosroaCarlos Roa.

Hefestión en Stonewall

Desde Miami, EE.UU

¿Curar la homosexualidad?

love-581837_640.jpgHace pocos días se armó en España un revuelo, a raíz de una denuncia de la asociación Arcópoli para la defensa de los derechos y libertades LGTB ante la Consejería de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid por una página web que ofrece presuntas técnicas de "curación" para "poder dejar atrás la homosexualidad".

Esto es como lanzarse en retroceso a toda velocidad por el túnel del tiempo, ya que era una polémica que había quedado atrás, bien enterrada en el último cuarto del siglo pasado.

Pero no, de rato en rato resucita; más como anécdota que como algo que debe tomarse en serio. Sin embargo, como siempre hay alguien que sí se lo agarra muy a pecho, es mejor que abundemos en el tema para prevenir males mayores.

En una nota de prensa, Arcópoli informó que presentó una solicitud de expediente sancionador en la Consejería contra la página web elenalorenzo.com.

En ella, la autodenominada terapeuta Elena Lorenzo proporciona terapias "de cambio" para "personas que viven una homosexualidad no deseada, que les hace vivir infelices e insatisfechos". Además, incluye testimonios calificados por el denunciante como "irresponsables" y "no comprobables", a juicio de Arcópoli, de personas que aseguran que han acabado "dándose cuenta de que no eran gais" o que han "dejado atrás el lesbianismo".

El coordinador de Arcópoli, Yago Blando, ha comentado que "intentar hacer creer a alguien que se le puede curar su deseo homosexual solo le genera falsas esperanzas que agravarán su sufrimiento e impedirán el pleno desarrollo de su personalidad".

Y es aquí donde se cae en La terapia de reorientación sexual o terapia de conversión sexual, que se refiere a una serie de métodos pseudocientíficos enfocados al cambio de la orientación sexual de personas homosexuales y bisexuales para convertirlos en heterosexuales o para eliminar o disminuir sus deseos y comportamientos homosexuales.

La gran pregunta: ¿hay alguna base científica para estas terapias?

Muy tempranamente –a finales del siglo XIX- el padre de psicoanálisis Sigmund Freud adoptó una posición bastante serena ante el asunto, y le expresó en una carta a una madre que quería que tratara a su hijo homosexual: "La homosexualidad seguro que no es una ventaja, pero no es nada de lo que haya que estar avergonzado, ningún vicio, ninguna degradación, no puede ser clasificada como una enfermedad".

Freud no consideraba pues, la homosexualidad como una "anomalía" ―como lo hacía la psiquiatría de su época― sino que postulaba que todo individuo podía realizar esta "elección" debido a la universalidad de la bisexualidad psíquica por él postulada. Una postura de enorme avanzada para su momento y que fue mascarón de proa para abrir la comprensión hacia el tema en tiempos posteriores.
La Asociación Estadounidense de Psicología -en una resolución con 125 votos a favor, y 4 en contra- condena estas terapias que intentan cambiar la orientación sexual de los pacientes, indicando que "hay grandes probabilidades de que los pacientes sufran depresión y tendencias suicidas".

Además, declaró que los psicólogos y demás terapeutas no deben decirles a sus clientes homosexuales que pueden convertirse en heterosexuales a través de terapia u otros tratamientos ya que "no existe evidencia sólida de que esto sea posible". Estas declaraciones fueron realizadas luego de una investigación que duró dos años y en las que participaron sus 150 mil miembros; según cita The neew York Times en su nota "Psychologists Reject Gay Therapy", del 6 de agosto de 2009.

En síntesis, y debido a la opinión médica, la terapia de reorientación sexual es una práctica marginal, aunque de vez en cuando reflote por allí, rebautizada pero sin sustento científico alguno.

Por Carlos Roa
Foto: Pixabay/Gay