Jueves, 27 de Julio del 2017

 

dona

Download Template for Joomla Full premium theme.

Deutschland online bookmaker http://artbetting.de/bet365/ 100% Bonus.

Online bookmaker bet365

idaniachirinosIdania Chirinos

Crónicas desde el exilio

Desde Bogotá, Colombia

Idania Chirinos: ¡Ya basta! Llegamos al punto limite

1afrontelavzla-col.jpgEsta, es una de las tantas frases pronunciadas por Nicolás Maduro en relación al presunto “ataque” que desde “Cúcuta, Maicao y otros lugares de Colombia”, se dirige en esta oportunidad contra Venezuela. Contrabando, paramilitarismo, delincuencia y un sostenido éxodo de colombianos -calificado por Maduro como “el fenómeno migratorio más grande en el mundo”-  son las razones para un nuevo cierre de la frontera más caliente entre ambas naciones. Un nuevo capítulo en esta historia de amor y desamor que a lo largo de los años han escrito los gobiernos de un lado y del otro.

“Ya basta, llegamos al punto limite”. Y es cierto, por primera vez coincido con un pronunciamiento del que dice ser, el presidente de TODOS los venezolanos. Venezuela llego al límite, pero no en relación a Colombia, que dicho sea de paso, ha sido un país de puertas y brazos abiertos para miles y miles de venezolanos que en el transcurso de estos años de revolución, han salido en busca de un destino mejor.  Venezuela llego al límite… al límite del aguante, de la tolerancia, de la conformidad, de la imperturbabilidad, de la resignación frente a la actitud irresponsable de no asumir con coraje o sin él, las consecuencias de tantos años ¡de mal gobierno! Los venezolanos cada día tenemos más claro ¡quién es el verdadero enemigo de la estabilidad y la paz del país!

@idaniachirinos

El único éxodo que tendría que ocupar al gobierno en pleno, es el éxodo de todos los  compatriotas que hoy comienzan a ser un punto estadístico en la geografía mundial. Ese éxodo que ya se hace tan voluminoso y que al igual que otras cifras que develan nuestra realidad/país, el ejecutivo pide ocultar y no hacer públicas, aun a solicitud de diferentes sectores de la vida nacional. Inflación, enfermedades, porcentajes de desabastecimiento o cantidades del acontecer migratorio venezolano, son números que se guardan celosamente como secreto de Estado. Sólo se escapan de este “oscurantismo gubernamental”, las cifras rojas que deja la delincuencia: Es difícil ocultar los cadáveres  que cada semana abarrotan hospitales y morgues de las principales capitales de Venezuela

Ahora bien, volviendo a ese éxodo nuestro de cada día, ése que fractura familias, divide los afectos, arrasa con los sentimientos y nos va dejando a todos huérfanos de alguien o de algo, hoy, ¡es realidad! Según estudio reciente realizado por la Universidad Católica Andrés Bello, desde hace veinte años los venezolanos comenzaron a buscar otros destinos. Búsqueda que se ha acentuado los últimos diez. Para el 2.000, por ejemplo, unos 1.000 venezolanos vivían en Australia, en los siete años siguientes esa cifra se duplicó. Hay quien sostiene que hoy, la cifra pudiera ser cuatro o cinco veces mayor.

En 2013 más de 9.000 venezolanos recibieron la tarjeta de residencia permanente en los Estados Unidos de América, sin contar los muchos que aplican a la visa de estudiante cuyo renglón, no alimenta la estadística. Este tipo de visa ha venido incrementándose desde 2009, así como la condición de refugiado o asilado, que los americanos otorgan a personas víctimas de persecución por razones políticas o ideológicas, entre otras. Según información del Alto Comisionado de la ONU se encontró que entre 2003 y 2004 se había duplicado el número de refugiados venezolanos. Entre 2004 y 2009 se incrementó hasta  cinco veces la cifra, y siendo más específicos -de acuerdo con el Informe Anual del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos- entre 2000 y comienzos de 2013, 8.600 venezolanos entraron con ese estatus, y más adelante, en el transcurso de ese año se recibieron 1.107 más, totalizando 10.216 personas.

En 2012 el Instituto Nacional de Estadística de España, daba cuenta que para el 1 de enero había 54 mil venezolanos en suelo español, sin que la cifra incluyera a los venezolanos hijos de españoles que por ende, tienen doble nacionalidad; unos 8.400 eran menores de edad. Un informe del Banco Mundial sobre estimados de migración conocido en 2010, calculaba en aquel momento 31 mil 919 venezolanos en Portugal, 6 mil 786 en Italia y 21 mil 231 en República Dominicana. Al día de hoy se estiman más de 150 mil en Panamá y el flujo de llegada es tal, que hay sectores que comienzan a ¡hablar de “invasión”!

En octubre de 2014 ElColombiano.com publicaba que “52 venezolanos llegan a Colombia diariamente para trabajar en distintas áreas”. El registro de la Cancillería colombiana para 2013 dice que ese año ingresaron al país 261 mil 343 venezolanos. Si nos referimos al área petrolera, aunque no existe registro, dicen quienes ejercen en este campo que hay más de 5 mil profesionales trabajando en el país vecino.

No es fácil obtener una data oficial del flujo migratorio venezolano. Sólo organismos multilaterales y algunos estudios académicos dan luz sobre este particular. Tomas Páez, sociólogo venezolano e investigador de la  diáspora asegura que más de 1.6 millones de sus compatriotas están ya fuera del país. Iván de La Vega, otro de los académicos nacionales que ha dedicado tiempo a este tema asegura que entre un 4 y un 6% del total de la población venezolana ha llegado a nuevas tierras para emprender otro camino.

Cuando se tiene la oportunidad de revisar estas cifras nos preguntamos ¿por qué puede ser más importante para Nicolás Maduro contar los colombianos que han venido a Venezuela, que contabilizar los venezolanos que van dejando la patria de Bolívar atrás? Importa para el gobierno las razones que un colombiano tenga para cruzar la frontera, pero desprecia las que obligan al venezolano a emprender un destino incierto y sin garantías de continuidad. Nadie quiere ser un expatriado. ¡Nadie abandona su país cuando éste es un abanico de oportunidades! La firma Consultores 21 reveló hace un par de semanas, que uno de cada cuatro venezolanos preferiría irse a vivir fuera y mostró que el 84.3% de la población piensa que la situación del país es muy mala. Sr. Maduro, los derechos sociales son… “aquellos que facultan a los ciudadanos o habitantes de un país a desarrollarse en autonomía, igualdad y libertad así como aquellos derechos que le permiten  condiciones económicas y de acceso a bienes necesarios para una vida digna”. ¿A cuáles derechos se refería usted cuando dijo, en cadena nacional que…”Venezuela se ha convertido en un imán garantista  de derechos sociales”? Imagino que su concepción sobre estos derechos debe ser diametralmente opuesta a la que tienen quienes abandonan el país por la carencia de ellos. Nicolás Maduro decretó el Estado de Excepción en 5 municipios del Estado Táchira, fronterizo con Colombia. Ojalá se dé cuenta, que el pueblo venezolano también ha emitido un decreto,  a nivel nacional. El decreto que proclama el Estado… el ¡Estado de Desesperación!

NOTA AL CIERRE… Me siento en la obligación de ofrecer disculpas a ese pueblo colombiano trabajador que día a día ha cruzado la frontera, ¡para contribuir con su trabajo al crecimiento de Venezuela! A quienes formaron familia, a quienes olvidaron en la cotidianidad que existía una línea fronteriza e hicieron de ese espacio una zona neutral. A esas personas que hoy son deportadas y maltratadas, sin documentos legales o con ellos, mi apoyo y solidaridad y la de muchos venezolanos que hoy nos sentimos avergonzados. No se niega la actividad criminal, la actividad delincuencial. Se critica el no hacer la diferencia entre unos y otros, el no preservar el respeto por los Derechos Humanos de quienes con su testimonio, dan cuenta de la vergonzosa actuación de la Fuerza Armada Bolivariana de hoy.

 

http://www.venezuelaaldia.com/2015/08/idania-chirinos-ya-basta-llegamos-al-punto-limite/

Foto: NTN24