Sábado, 27 de Mayo del 2017

 

dona

Usted está aquí: Home Vida Analistas Colombia al día La mentira

Download Template for Joomla Full premium theme.

Deutschland online bookmaker http://artbetting.de/bet365/ 100% Bonus.

Online bookmaker bet365

andresgranadilloAndrés Granadillo G.

Colombia al día

Desde Bogotá, Colombia

La mentira

Redes Sociales

Para fortuna de muchos las redes sociales sirven para construir una máscara con diversos matices, pueden ser para agradar, engrandecer, minimizar, exaltar, reconocer o sentir que somos parte de un todo muchas veces equivocado, y muy pocas veces correcto.

La máscara social nos brinda satisfacciones, permite vender una idea de lo que somos o lo que queremos ser: encuadramos la foto, armamos un escenario, disparamos y listo. Likes, compartir, comentar. La pelota está del otro lado.

Hay gente dedicada a vender imágenes irreales de sí mismas, a desdibujar realidades, a contar verdades a medias o a contar verdades con otras versiones, como la periodista que habló de los "alternative facts" o hechos alternativos que hacen que la historia del Gran Hermano de Orwell deje de ser una novela de ficción y se convierta en una realidad de la que nadie quiere oír.

Hitler con Göebles dirigieron a los nazis, Trump llegó a la Casa Blanca con esos "alternative facts", Uribe aún crea opinión pública haciendo lo mismo, la corrupción del ex Procurador está en la misma línea, y así los untados del caso Odebrecht, los periodistas, los ciudadanos, los cibernautas.

El que se atreve a desenmascarar al mentiroso es acusado ipso facto de envidioso, traidor, sapo, de izquierdas o derechas, es decir, nunca sale bien librado porque el que miente tiene a su público convencido, manipulado o en su defecto ignorante de la verdad.

Tuve en mis ojos una venda, pude quitármela y abrir primero un ojo y luego el otro y darme cuenta de que en el mundo hay muchos mintiendo para salvar su pellejo, para ser aceptados socialmente, para brillar en el cielo estrellado de La La Land, ese cielo en donde es permitido soñar, pero en el que la realidad supera la ficción.