Lunes, 25 de Septiembre del 2017

 

dona

Usted está aquí: Home Vida Analistas 360 Grados España. Entre reyes y repúblicas

Download Template for Joomla Full premium theme.

Deutschland online bookmaker http://artbetting.de/bet365/ 100% Bonus.

Online bookmaker bet365

pedroramirezPedro José Ramírez Braiz

360 Grados

Desde Caracas, Venezuela

España. Entre reyes y repúblicas

reyEl hecho de que el rey Juan Carlos I decidiera abdicar el trono de España trajo consigo la eterna disputa entre los que se consideran republicanos y desean eliminar la institución de la realeza frente a los que desean mantener a la monarquía parlamentaria salvando con ello la institución real.

El debate en España entre república y monarquía es de larga data. La idea de que solo existirá una verdadera república sin la existencia de la realeza no es más que la herencia histórica de la revolución francesa. La forma en que las monarquías lograron mantenerse tras dicha revolución fue a través del paso a una nueva noción de gobierno, un gobierno donde los reyes se someterían al pueblo, esto se llamó monarquía parlamentaria o  constitucional.

En la actualidad las mayorías de las monarquías europeas han quedado sin mayores facultades de gobierno, pareciese que sus actividades se limitasen a ser las mismas que un ministro de relaciones exteriores o un canciller. Esto nos tiene que llevar a la pregunta sobre por qué existe tanto odio hacia la figura del rey, hoy encabezado por Juan Carlos I y mañana por su hijo Felipe.

En un análisis inicial  se puede llegar a la conclusión que la función que realiza la realeza, en este caso española, se ha transformado en un símbolo. Un símbolo de lo viejo, de lo malo, del despilfarro, entre otros. En el rey de España no se está viendo a un monarca, lo que se ve es el rostro del culpable de la crisis. Es a la crisis, no solo económica sino también política, a la que los ciudadanos autodenominados republicanos quieren dar salida. Se ha llegado al límite de plantear  la idea de un plebiscito donde se le diga si o no al rey y con ello al responsable de la crisis.

Es realmente lamentable que un pueblo como el español este apelando a estas ideas para negarse a la realidad de que en parte la crisis también es culpa de ellos. Pareciese que no están reflexionando sobre la causa eficiente o última de la crisis. Esto hace que el nuevo rey tenga que lograr demostrarle a la población que la crisis no es de una sola cara sino de varias y que él está dispuesto a ayudar a cambiar las riendas de un país que sin duda puede dar mucho más. Si el nuevo rey no lograse este cometido estaría dejando la puerta abierta al mundo de las pasiones políticas y la demagogia, pudiendo dar como resultado el fin de la institucionalidad frente a  personajes carismáticos y autoritarios que arrope para si las causas de los que no vean respuestas efectivas de sus instituciones.

En conclusión, hoy más que presentarse en España la vieja disputa entre los republicanos y los monárquicos se nos presenta la idea de un pueblo en búsqueda de responsabilidad y que si no llegasen a ser canalizadas sus peticiones podría traer consigo una situación lamentable para el pueblo español, una verdadera pérdida de la República. A los españoles me gustaría recordarles que no existen modelos de gobierno buenos per se sino que los mismos tiene que ser evaluados en concreto, por ello evalúen lo que sea necesario pero que las pasiones ideológicas nunca cieguen la razón de aquello que debe continuarse y sin duda uno de sus mayores logros ha sido su naciente democracia. ¡Viva la República! ¡Viva El rey! y ¡Viva todo aquello que los ayude a encontrarse como pueblo!

Pedro José Ramírez Braiz

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

@Pedrobraiz