Lunes, 25 de Septiembre del 2017

 

dona

Usted está aquí: Home Vida Analistas 360 Grados Estado de desecho. Caso Machado (Parte III)

Download Template for Joomla Full premium theme.

Deutschland online bookmaker http://artbetting.de/bet365/ 100% Bonus.

Online bookmaker bet365

pedroramirezPedro José Ramírez Braiz

360 Grados

Desde Caracas, Venezuela

Estado de desecho. Caso Machado (Parte III)

maria corina

Nos corresponde entrar al análisis de la responsabilidad constitucional, es decir, del paso del Estado de desecho a uno de Derecho. Mucho se ha estudiado la tesis rousseauniana del Estado de Naturaleza; sin embargo, me temo que pocos, por no decir nadie, ha estudiado el Estado de desecho, eso que pasa cuando la destitución del Estado de Derecho proviene de las mismas instituciones, es decir, de eso que se ha vuelto realidad en el caso Machado.

Vargas Llosa, en su artículo “La dictadura perfecta” (1992), cuando analizaba el México gobernado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) decía lo siguiente: “Para todos los efectos prácticos, México es ahora el PRI (…)”. Esto, mutatis mutandis, es lo que define a la situación actual de Venezuela, el partido de gobierno se ha convertido en el Estado, es decir, gobierno y Estado se han fundido en un solo concepto denominado Estado de desecho.

El Estado de Derecho venezolano ha guardado ciertas instituciones “democráticas” en puro formalismo, puesto que las mismas se rigen por los deseos del gobierno a través de las más vulgares actuaciones, prueba de ello es la decisión del Tribunal Supremo de Justicia sobre el caso Machado.

La solución a todo esto descansa en el análisis del último artículo de la Constitución de dicho país, el mismo establece lo siguiente:

“Artículo 350. El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contrarié los valores, principios y garantías democráticas o menoscabe los derechos humanos”

El anterior artículo nos da un lineamiento muy propio de la filosofía de la época de la Ilustración, en especial del pensamiento de John Locke. Esto no debe interpretarse a la forma latinoamericana, es decir, no se refiere a la aceptación del golpe de Estado sino más bien a la actuación cívica, es decir, en una protesta pacífica pero enérgica que exija la refundación del Estado; por ejemplo, se debería protestar hasta que se destituyan a esos hombres y mujeres que profanan el nombre de magistrado y se nombrasen en su lugar verdaderos juristas que crean en los principios democráticos.

Es este el momento de devolvernos el gobierno de las leyes y dar paso del Estado de desecho al de Derecho. Por ello, es mi deseo finalizar este escrito citando a Aristóteles quien, en su libro “Ética a Nicómaco”, dice: “Por este motivo no permitimos que gobierne el hombre, si no la ley, porque el hombre ejerce el poder para sí mismo y acaba por hacerse tirano (…)”

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

@PedroBraiz