Jueves, 17 de Agosto del 2017

 

dona

Usted está aquí: Home Vida Analistas La variable internacional

Download Template for Joomla Full premium theme.

Deutschland online bookmaker http://artbetting.de/bet365/ 100% Bonus.

Online bookmaker bet365

La variable internacional

globe-895580 640

A veces, tal vez por error o simple indiferencia, se deja de lado el plano internacional cuando al manejo de las crisis y las propuestas de transiciones se refiere. Sin embargo, la presión internacional puede ser tan fuerte que se transforma en un aspecto vital para garantizar la salida de los regímenes despóticos y tiránicos, independientemente su color o lenguaje. La acción internacional consensuada y ajustada al derecho internacional dota de valor y energía a la manifestación ciudadana, de ello abundan episodios y casos para estudiar.

La imagen del régimen dictatorial en cuanto foro y simposio internacional es patética, llegando incluso a dejar de asistir, pues simplemente le quedan unos pocos aliados que en esencia no representan nada en una región (e incluso un planeta) en el que las acciones gubernamentales causan repudio y son percibidas como grotescos intentos para perpetuarse en el mando.

No solo la posición asumida por los Estados Unidos y su polémico gobierno han sido fundamentales para la presión, sino que el país vecino con el que existen mayores vinculaciones (y a veces hasta desencuentros) ha asumido la coyuntura interna como una cuestión de Estado denunciando los abusos y permitiendo a la disidencia hablar desde su territorio. Incluso, democracias sólidas han alertado lo que viene ocurriendo y han unido su voz a la de entes multilaterales que se alarman ante las imágenes dantescas de represión desmedida y de ataque a los periodistas, mientras el gobierno habla incesantemente de una componenda mediática para derrocarlo. Tal ha sido el espanto del accionar del régimen, que hasta México, que en los gobiernos del PRI aplica un modelo aislacionista, tomó posición condenando al régimen y ayudando a denunciar lo que ocurría.

El presidente pareciera indiferente a los clamores de un pueblo hambriento y miserable. Mientras los ciudadanos no encuentran como saciar su hambre, el primer mandatario se vanagloria de comprar armas y de pasear su voluminosa figura entre efectivos militares que lo aplauden y le ríen (tal vez por obligación) los comentarios de mal gusto que hace.

Pero llegó el día en que el repudio de su pueblo fue tan grande como el aborrecimiento de la comunidad internacional y debió marcharse para quedar como un tenebroso recuerdo en la historia de su país. Refiere la historia que éstos fueron los momentos que llevaron a que Anastasio Somoza Debayle abandonara el país, dejando atrás la nación en la que él y su familia cometieron cualquier cantidad de tropelías durante 36 años. En el avión que lo trasladó a los Estados Unidos y en el que además de su comitiva iban los restos de su padre y de su hermano, pudo pensar que por más fuerza que esgrimía y altanería que manifestaba, terminó siendo execrado por una sociedad que simplemente decidió vivir en libertad.

Por: Luis Daniel Álvarez V.

Foto: Pixabay/ Global

 

 

 

A veces, tal vez por error o simple indiferencia, se deja de lado el plano internacional cuando al manejo de las crisis y las propuestas de transiciones se refiere. Sin embargo, la presión internacional puede ser tan fuerte que se transforma en un aspecto vital para garantizar la salida de los regímenes despóticos y tiránicos, independientemente su color o lenguaje. La acción internacional consensuada y ajustada al derecho internacional dota de valor y energía a la manifestación ciudadana, de ello abundan episodios y casos para estudiar.

 

La imagen del régimen dictatorial en cuanto foro y simposio internacional es patética, llegando incluso a dejar de asistir, pues simplemente le quedan unos pocos aliados que en esencia no representan nada en una región (e incluso un planeta) en el que las acciones gubernamentales causan repudio y son percibidas como grotescos intentos para perpetuarse en el mando.

 

No solo la posición asumida por los Estados Unidos y su polémico gobierno han sido fundamentales para la presión, sino que el país vecino con el que existen mayores vinculaciones (y a veces hasta desencuentros) ha asumido la coyuntura interna como una cuestión de Estado denunciando los abusos y permitiendo a la disidencia hablar desde su territorio. Incluso, democracias sólidas han alertado lo que viene ocurriendo y han unido su voz a la de entes multilaterales que se alarman ante las imágenes dantescas de represión desmedida y de ataque a los periodistas, mientras el gobierno habla incesantemente de una componenda mediática para derrocarlo. Tal ha sido el espanto del accionar del régimen, que hasta México, que en los gobiernos del PRI aplica un modelo aislacionista, tomó posición condenando al régimen y ayudando a denunciar lo que ocurría.