Sábado, 23 de Septiembre del 2017

 

dona

Usted está aquí: Home Vida Analistas Y volvieron los Monagas

Download Template for Joomla Full premium theme.

Deutschland online bookmaker http://artbetting.de/bet365/ 100% Bonus.

Online bookmaker bet365

Y volvieron los Monagas

WhatsApp Image 2017-07-05 at 18.12.23 1

El espíritu de los Monagas parecía haber quedado enterrado hace muchos años en los baúles de la historia perdida y cruel, pero resulta que campeaba libremente blandiendo la espada de la impunidad y cabalgando el corcel de la tiranía. Su tétrico proceder revivió las aciagas horas del 24 de enero de 1848 y en 1869 se hacía presente como si poca agua hubiese corrido desde que sus experiencias totalitarias fueron gobierno.

El 24 de enero de 1848 se dio el Asalto al Congreso de Venezuela, por el simple hecho de que la oposición era mayoría y dirigía labores de fiscalización hacia el gobierno de José Tadeo Monagas. Unas turbas enardecidas entraron al recinto y arremetieron contra todos aquellos que se encontraban en el lugar, generando una carnicería cuyas consecuencias no se hicieron esperar, provocando la triste sumisión del legislativo hacia las apetencias absolutistas del Presidente. En la jornada, en la que Fermín Toro despuntó al mantenerse incólume a las presiones de Monagas, entre los fallecidos está el emblemático Santos Michelena.

Cuando le correspondió ejercer la primera magistratura a José Ruperto, uno de los hijos del general Monagas, también se produjo una tétrica experiencia que combinaba la presión gubernamental con la acción impune de grupos criminales denominados Los Lincheros de Santa Rosalía, quienes arremetían contra todo aquel que discrepara del gobierno y que tuvo probablemente la acción más miserable cuando irrumpieron en la casa de Antonio Guzmán Blanco para dejar caos, miedo y desolación mientras la policía acudía tardíamente cuando ya no había nada que hacer.

Pero aunque hoy no gobiernan los Monagas, el proceder de hostigar y asaltar parlamentos y disidentes se parece a los fomentados por ellos. Esta vez no fue la sangre de Santos Michelena sino la de Américo De Grazia, Armando Armas y Luis Carlos Padilla, entre otros, la que tiñó el centro de Caracas. Los Lincheros modernos también actúan bajo la mirada cómplice de las autoridades y el Presidente, al igual que José Tadeo, trata de sacar provecho condenando las acciones y ratificando que él es un hombre de paz.

Hechos como el que se vivió en la Asamblea Nacional el 5 de Julio, día en que irónicamente se conmemoraba la gesta civil de hace 206 años, no se veían desde el siglo XIX. Factores hamponiles que bajo la mirada indiferente de los autoridades competentes sembraban el terror, no sólo contra los que se encontraban en el parlamento, a quienes además sometieron a un tortuoso encierro de más de diez horas, sino también a las poblaciones aledañas que por el simple hecho de gritar una consigna o portar una franela eran finalmente atacados por una gavilla. Los Monagas reposan en el muladar de la historia a donde los consignó su espíritu totalitario y la represión desproporcionada. Sin embargo, aparentemente a unos les fascina imitarlos.

 

Por: Luis Daniel Álvarez V.

@luisdalvarezv

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.