Salud a la mano: hiperplasia atípica de células mamarias

0

A partir de los 40 años, las mujeres deben realizarse anualmente exámenes exploratorios de las mamas. Incluso, un poco antes de esa edad, si se tienen antecedentes de cáncer de mama en la familia. La necesidad de realizarse este tipo de exámenes radica en que estas imágenes pueden revelar la presencia de células irregulares incluso antes de que puedan ser palpables.

Si se tiene un tejido denso en las mamas, es importante saberlo y comentarle al doctor, para que adicionalmente a la mamografía, ordene una ecografía mamaria. Con estos dos exámenes, se puede estudiar mucho mejor cada glándula y determinar cualquier anormalidad que pueda estar presente.

Si en alguno de los dos se observan formaciones visiblemente distintas al tejido regular, hay que ir al especialista. Él estudiará muy bien esos resultados y probablemente ordenará nuevos estudios, para estar seguro de la situación a enfrentar y dar un diagnóstico acertado.

Resultados de imágenes

Al observar algún quiste que se vea sólido en alguno de los exámenes antes mencionados (los que se ven líquidos son habituales y se deshacen naturalmente), por lo general, el médico recomendará hacer una biopsia, para poder determinar la naturaleza del tejido. El estilo de biopsia, dependerá del tamaño del quiste, y si es pequeño, se puede hacer solo una extracción de tejido con una aguja.

Hoy en día, la biopsia se realiza en el consultorio, sin mucha complicación, y es un procedimiento bastante sencillo. La muestra extraída debe ir a un estudio de patología para determinar su composición celular.

Resultado de la biopsia

Luego del estudio microscópico de la muestra, el patólogo arrojará sus conclusiones, al observar si la composición celular es usual o no. En muchos casos, se diagnostica un tumor benigno, denominado hiperplasia atípica.

El tejido de los senos está formado por ductos y lóbulos, los cuales, están alineados en dos capas de células. Cuando se diagnostica una hiperplasia atípica, significa que esta alineación ya no es así, pues la muestra denota una estructura irregular.

Hiperplasia: extra-producción de células normales. Las células tienen una alineación determinada y un número específico en cada tejido, y el hecho de que sea diagnosticada una hiperplasia es referido a la producción excesiva del mismo tipo de células normales.

Atípico: una distribución irregular, en este caso, de células.

Este diagnóstico no es cancerígeno, sin embargo, ese tipo de formación puede llevar a formar células malignas en el futuro. Por lo general, el médico recomendará una remoción total de las células, practicando una extracción del quiste con el tejido anormal.

Las personas diagnosticadas con hiperplasia atípica (ya sea lobular o ductal), tienen un mayor riesgo de padecer de cáncer de mama en el futuro. Esto significa que son al menos dos pasos previos a generarse el cáncer, por lo cual el diagnóstico y tratamiento a tiempo es esencial.

Extracción del tumor

Es un procedimiento ambulatorio, donde, a pesar de necesitar anestesia general, la recuperación es muy rápida. El cirujano determinará la mejor manera de hacer la incisión de extracción, a fin de remover todo el tumor y parte del área circundante.

El tamaño de la incisión, dependerá del tamaño del tumor, pero por lo general, es bastante pequeña. La mayoría de los cirujanos prefiere hacer la operación alrededor del pezón, pero todo depende de la ubicación.

El primer paso, previo a la cirugía, es la demarcación del área, la cual se realizará a través de una ecografía, colocando un marcador metálico (es literalmente una aguja), que señala con precisión la ubicación de la formación irregular de células. Esta marcación se realiza con anestesia local, y es absolutamente indolora. Luego, en el quirófano, el cirujano va directo al punto, guiándose también por una ecografía realizada en el momento.

La recuperación es muy rápida, aún cuando la “normalidad” del tejido se logra luego de seis semanas, aproximadamente. El área circundante a la herida se endurece y puede haber dolor y ardor durante varias semanas, hasta que va despareciendo.

Luego de ser sometida a una operación como esta, el control de las mamas (tanto la visita al especialista como la realización de estudios) se acorta a seis meses.

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más