Sabermetría: reaprendiendo a entender el beisbol

0

Para todo en la vida creo en el balance. Desde hace siete años comencé a pedir explicaciones y a buscar literatura que me diera luces sobre la sabermetría, ese nuevo modelo de análisis estadístico aplicado al beisbol. No solo para entender el concepto, sino para asumirla también en mi lectura del juego.

En 2015 hice un ensayo “Beisbol, ciencia y esencia”, que me llevó a concluir que desde el primer juego y hasta hoy, este deporte cambia constantemente, evoluciona y va con los tiempos. Así que encontré el “nuevo” sistema de medición fascinante: todo lo que puede medir y lo que no.

Para ese ensayo conversé con varios actores, el periodista Ignacio Serrano, agentes y expertos en el área legal como  Félix Luzón y Arturo Marcano, y el mánager Alfredo Pedrique, entre otros, y desde entonces solo busco entender las decisiones derivadas de la “analítica”. La respuesta de Alfredo, quien ha sido jugador, gerente, mánager y coach, dio en el clavo: la sabermetría es importante y necesaria, el conocimiento y la intuición para aplicarla, también. Cualquier extremo solo perjudica a quienes se queden encerrados en que no existe el equilibrio.

Quien no quiera aprender y entender el aporte de la sabermetría a estas alturas, lo digo desde mi experiencia, está perdiéndose un aspecto que enriquecerá su visión. Soy una señora de 51 años, 25 años trabajando en el beisbol, y a lo que me rehúso es a desechar conocimiento.

La sabermetría está ahí, no es el coco, no es la única verdad, pero está y debemos usarla y asumirla. No es esnobismo, en el caso de periodistas, analistas, cronistas, y también de los fanáticos, es maravilloso contar con una herramienta que reduce la subjetividad.

El ganador de 11 Guantes de Oro como campocorto y único jugador de esa posición que ha sumado varias veces este reconocimiento defensivo en ambas ligas, Omar Vizquel, al darse cuenta de la necesidad de conocerla, ha decidido ponerse a estudiar, porque quiere seguir en el beisbol. Él, que juega pelota desde que aprendió a caminar, que estuvo 24 temporadas en las Grandes Ligas, lo asume como otro reto.

De más está decirles que Omar Vizquel se hizo bateador ambidiestro para sumar una cualidad a su juego ofensivo, a sabiendas de que su gran virtud era la defensa, además de su instinto. Con esa misma mentalidad hoy admite que necesita aprender, y lo hará.

Y una vez que lo domine, estará mejor preparado como técnico. Dejo esta reflexión para quienes piensan que no es necesario sumar el conocimiento de la sabermetría a los criterios de análisis del beisbol que ya aplicamos.

También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más