Rememorar para triunfar

0

No puede la sociedad, por más que la situación sea cada vez más alarmante y crítica, dejar de lado las fechas que han marcado su desarrollo y han conducido su historia. Jornadas que deben ser celebradas o conmemoradas y que al final pueden ayudar a entender la realidad que afronta el país, tienen que revisarse de manera rigurosa y pormenorizada. Así ocurre con el derrocamiento del presidente Rómulo Gallegos.

Esa acción que no solo implicó el desplazamiento de un gobierno, sino que fue el zarpazo de las charreteras y las botas para arrancarle de raíz a un pueblo su anhelo de justicia, igualdad y desarrollo, y sustituirlo por una sanguinaria experiencia corrupta y plagada de vicios, culto a la personalidad y represión.

El 24 de noviembre de hace 70 años se cometió un abominable crimen contra la dignidad republicana, al deponer a un gobierno con postulados muy claros, conducido por el que sin lugar a dudas es uno de los más excelsos intelectuales que ha dado la humanidad, que, si bien pudo tener errores y desaciertos, estaba cobijado bajo el sublime velo del sufragio universal, directo y secreto.

Resulta absolutamente cuestionable que en estos días de represión, abuso y exigencia de garantías electorales que permitan una salida democrática y pacífica, no se revise la fatídica acción con la que las ambiciones militaristas retiraron del gobierno a quien había demostrado, desde la política y la literatura, que la civilización podía derrotar a la barbarie, y que el miedo desaparecía para siempre, dando paso al florecimiento de la libertad, a través de la reivindicación de la ley y el derecho.

Condenar siete décadas después de ocurrida la fatídica acción que mutiló la democracia, es apostar a que los que esgrimen la fuerza y humillan a los que disienten con tal de obtener a cualquier costo el poder, pasen al banquillo de los señalados por su perversión. También es la oportunidad de enarbolar las banderas de la verdadera política, obligando a que los que siembran falsas e inalcanzables expectativas terminen apartándose del camino para dejar que la sensatez se imponga y facilite un pronto amanecer.

También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más