Nos faltan tres

0 332

En las últimas horas la desgarradora noticia del vil asesinato de Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra, trabajadores del periódico El Comercio de Ecuador, llena de impotencia, rabia y dolor, no sólo al gremio periodístico latinoamericano, sino a la sociedad en general, que sigue observando como los violentos piensan que con el estruendo de sus balas pueden silenciar la voz de la información.

Según las escasas informaciones que circulan, la autoría de la demencial acción fue obra de una estructura disidente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia que sigue operando en el negocio del narcotráfico  y que optó por no pacificarse, aduciendo que el acuerdo resultaba sumamente beneficioso para los líderes de la organización, pero en nada  favorecía a los mandos medios y bajos.

La crueldad de los delincuentes no se limitó a acabar con la vida de los trabajadores, sino que los perpetradores de tan horrenda acción exigen condiciones y una serie de prerrogativas para entregar los cuerpos, en lo que no es más que evidencia del desprecio que tienen por la vida.

El portal digital blanquinegro de El Comercio, el símbolo de luto y frases recordando a sus compañeros, cuyas sillas vacías en la redacción esperaban a sus ocupantes, pueden ser el símbolo de un proceso de paz que no se llevó bien y que dejó resquicios abiertos para que parte de los criminales y terroristas siguieran lucrándose a través de la violencia y el delito.

Indigna que en pleno siglo XXI episodios como el ocurrido se sigan presentando con mucha mayor regularidad de la que se piensa. Informar, opinar y divulgar la información se ha hecho cada vez más peligroso en los países de la región. Con pasión, responsabilidad y prudencia seguiremos informando para que la voz de los ¡tres que faltan, los miles que faltan!, siga retumbando y persiga hasta la eternidad a quien quiera silenciarla.

luis.daniel.alvarez.v@gmail.com

@luisdalvarezva

 

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.