Molusco contagioso: un invitado nada agradable

0

Hace aproximadamente un año, el hijo de unos amigos lo contrajo. Al principio, pensaron que era una alergia cutánea, pero comenzó a esparcirse rápidamente y lo llevaron a consulta. El diagnóstico, un nombre muy raro que nunca habían escuchado “Moluscum Contagiosum”, o lo que es lo mismo molusco contagioso. Se diseminó por todo el torso y las extremidades.

El tratamiento, en el mismo consultorio, fue al estilo de una tortura medieval: con un hisopo, impregnado en hidrógeno líquido, el doctor iba tocando cada lesión, lo cual quemaba al infante, quien gritaba de dolor.

Ante la dantesca situación, los padres optaron por tratamientos homeopáticos OTC. Probaron varios, y nada lo eliminaba, pero al menos, las lesiones no seguían esparciéndose. Lo importante es que el niño no sentía nada, a menos que se rascara involuntariamente, lo que hacía que las ampollas se multiplicaran, pero en realidad, eran más molestas a la visión de los demás que para el propio niño.

Al no desaparecer, decidieron volver al médico, quien optó por otra “tortura”: cortar las lesiones. Como son tan pequeñas, no hay anestesia, así que nuevamente el niño sufrió horrores, y los padres también. Finalmente desistieron por completo de los tratamientos tradicionales y se concentraron solamente en los naturistas, que a largo plazo, surtieron efecto.

De varios que usaron, realmente no saben cuál funcionó, pero apenas ahora (un año después) está desapareciendo.

Sobre la infección…

Hay muy poca información al respecto, y a pesar de que es algo muy común, no hay una solución fácil ni a corto plazo. Es una de las situaciones más frustrantes, sobre todo al ver cómo va invadiendo al pequeño cuerpo inocente.

Es una infección cutánea viral muy común en niños, desde edad pre-escolar hasta los 12 años, aproximadamente. Es típica de las regiones de clima húmedo, lo cual hace de Miami un sitio ideal para el virus. Se transmite por contacto directo con alguien infectado. Causa pequeñas ampollas incoloras o rojizas, que se reproducen rápidamente en el cuerpo. También puede presentarse en adultos con el sistema inmunológico suprimido, pero es poco común, y puede contraerse por transmisión sexual.

La erupción es muy difícil de curar, y puede durar años. Hay casos donde la desaparición total de las desagradables ampollas se concretó luego de cuatro años de comenzar la infección. A pesar de que es muy común, se sabe poco de este mal.

El tratamiento tradicional, suele ser muy invasivo y doloroso. Puede ser de tres formas: cauterizar las lesiones, congelarlas con hidrógeno líquido o cortarlas con bisturí. A pesar de que se sigan esos tratamientos, no aseguran la eliminación del virus, pues la erupción sigue reproduciéndose.

Opciones naturales

Existen varios productos sin prescripción (OTC: Over The Counter) que son utilizados para colocar en las lesiones y que pueden ayudar a frenar su proliferación. Sin embargo, como con cualquier virus, debe cumplir un ciclo de vida.

El problema es el auto-contagio por la ruptura de alguna ampolla, por eso es esencial que el paciente no se rasque y trate de mantener el área lo más limpia posible, así como perseverar en una higiene constante de las manos.

En las farmacias (y en Amazon) se pueden conseguir los siguientes productos, que se aplican directamente en las lesiones:

  • Tea tree oil: el mismo que es recomendado para muchas otras molestias cutáneas, puede ser utilizado para las ampollas.
  • MolluscumRX: una sustancia oscura que necesita ser manipulada con cuidado, pues mancha, pero se seca rápidamente. Es de los más populares.
  • Molluscum Contagiosm Treatment Naturasil: Tiene consistencia aceitosa, por lo cual, no se seca, pero es de los más efectivos.
  • ZymaDerm: Muy recomendado

Los precios no son tan accesibles, y durante el tratamiento habrá que comprar el producto seleccionado más de una vez (o cambiar y probar con otro nuevo). Lo importante es tener paciencia y ser consistente, pues no hay una cura rápida y certera.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más