Los paramilitares: Factores usados por Maduro-Cabello para asesinar la democracia

0

La cúpula de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana no cederá. Sería flaquear. La orden de Cuba es resistir, según señalan en las salas situacionales castrenses en los críticos momentos que atraviesa el mandato de Nicolás Maduro en Venezuela.

Nada fácil porque las cosas se complican. El alto mando militar se reunió este 23 de febrero y acordó darles más créditos y ayuda a militares a través de la Misión Negro I, pero no hay certeza de que ese plan funcione, por la burocracia y debido a que la oposición avanza.

El plan de la Asamblea Nacional es debilitarlos en los cuadros medios. Que nadie obedezca. A Nicolás Maduro, a Diosdado Cabello y Tareck el Asami solo le quedan los paramilitares y si actúan, allí veremos la repuesta de los aliados de Juan Guaidó.

Quien crea que esto es ya, se equivoca.
Si aumenta la represión, el próximo paso es pedir la ayuda internacional militar. El argumento: la masacre del pueblo.
Sí es determinante que la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) se haya rendido en Táchira: hay irregulares y serán los mismos militares quienes vayan por ellos.

Hay que seguirle la pista a Iris Varela. Es la jefe suprema, dispuesta a todo, entre ellas colocar bombas, según versiones. Freddy Bernal, Varela y Diosdado Cabello son los jefes de los colectivos.

¿Será toda Venezuela un campo de concentración?  Si la FANB no es tan poderosa, ¿pasará la GNB a ser la PNB y ejército a la vez?

Los colectivos tuvieron un fin antes de 2014: organizarse, ganar adeptos. A partir de ese año comenzaron a desmembrarlos porque querían control político, compartir el poder.  Aquel día que Leopoldo López estaba en la fiscalía mataron a Juan Montoya y la orden era exterminarlos. Al menos desbarataron al Consejo Revolucionario de los Colectivos, con influencias en Guarenas, Petare y 23 de Enero. Hubo una persecusión ruda y los acabaron.

Desde entonces, Cabello y Bernal dieron paso a grupos de delincuentes e hicieron una alianza.

Un dato no público: un día antes de los hechos en la fiscalía, la gente del gobierno fue al 23 de Enero, la barriada que es el principal bastión de los colectivos. Le pidieron a Montoya que se quedara quieto. Ellos no entendían el por qué. En esa reunión, estuvieron Jorge Rodríguez y Ernesto Villegas

Al otro día, el grupo de Montoya ignoró la petición: se aparecieron y fueron recibidos a plomo. Mataron a Juancho. El gobierno iba a quemar el Mmisterio Público y así acusar a Leopoldo López, y nos les convenía la presencia de colectivos porque esta involucraría al gobierno.

En esta oportunidad, estamos en presencia de un grupo parapolicial sin formación política, y por ende no tienen escrúpulos al disparar al pueblo.  A esto hay que agregar a la guerrilla de Colombia.

El avance de la democracia dependerá de un escenario armado, como quieren en Miraflores y el chavismo, pues les permitirá desplegar la retórica de que el imperio los despojó y así negar la verdad histórica: que el pueblo, sin color político, se hartó de la miseria, del hambre, de que jugaran con sus necesidades y está en las calles exigiendo libertad, democracia y cambio.

También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más