Los atajos costosos

0

Muchas veces la desesperación de las sociedades que se ven inmersas en períodos de represión absoluta, inestabilidad política, crisis económica y ahogamiento social, lleva a pensar que cualquier escenario puede resultar favorable para transitar hacia eras distintas, sin notar que del apuro puede no quedar más que una coyuntura mucho más delicada.

Transitaba Argentina en 1976 por una época plagada de desconcierto. Luego del juego que había empleado Juan Domingo Perón para llegar al poder, las rencillas internas se habían exacerbado, situación que se incrementó con la muerte del general y la toma del poder por su esposa y vicepresidenta María Estela de Perón.

Sin la presencia de una figura de control firme, la violencia irrumpió de manera acelerada sin que el débil gobierno lograra calmar los ánimos. De esta manera, el país quedó a merced de una hecatombe en la que al terrorismo se le combatía con saña y violencia desde las esferas castrenses -que reprimían cualquier ejercicio de discrepancia, incluso no violento- y en la que la debacle se mostraba a través de una fuerte crisis económica.

Parecía que nada bueno auguraba el futuro para Argentina, salvo una salida pacífica y electoral que permitiera transitar de la manera lo menos traumática posible al futuro. Sin embargo, la presión de algunos llevó a que el 24 de marzo de hace 43 años sectores militares depusieran a la presidenta e instauraran una grotesca, sanguinaria y miserable dictadura.

Años después se vería con dolor el atajo que se tomó sin haber forzado una salida democrática. Los peronistas gobernantes que no se dieron cuenta de que era oportuno salir a tiempo, y sectores de oposición que apabullaron a los que pedían sensatez y coherencia fueron culpables de haber permitido que en su país se instalara un sistema que desapareció personas, robó bebés, torturó y fue capaz de llevar a sus ciudadanos a una guerra, con tal de no entregar el poder. Ejemplos como el argentino reafirman, que, aunque se demore más, la vía pacifica es sin lugar a dudas la más segura.

 

También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más