Los apagones de Aquiles

2

Cuando Venezuela era un país normal -o simplemente un país-, en el que las fallas eléctricas se hicieron cada vez más esporádicas e inesperadas, recuerdo a mis padres dándole carácter curioso a los episodios en los que se iba la luz y construyendo una jornada hasta especial en la que, alumbrados por velas y teniendo por techo un manto negro estrellado, compartíamos el momento y leíamos el poema Los Apagones de Aquiles Nazoa.

El gran bardo -probablemente uno de los más claros ejemplos de la sencillez, la humildad, la buena pluma y el humor profundo- plasmaba todo lo cotidiano con habilidad, haciendo que las cosas más sencillas de la vida, trascendieran. En el poema narra todo lo que transcurre cuando se va la luz, explicando con lujo de detalles lo que hace una familia a la que le quitan el fluido eléctrico.

En Los Apagones, Aquiles Nazoa comenta las ocurrencias al momento de buscar una vela esquiva, tropezarse en la oscuridad con algún mueble o vigilar al niño que introduce un tenedor en la flama. Luego, al retornar el servicio explota la algarabía y uno de los protagonistas amenaza con demandar a la compañía eléctrica.

Pero en la Venezuela actual hasta los apagones pasaron a ser habituales, haciéndose corriente usar el término “alumbrón”, pues en ciertos sitios lo atípico es que llegue la luz. No solo se han robado las ilusiones y confinado a la ciudadanía a subsistir -hasta pagando el pan y la leche con moneda extranjera porque no hay efectivo ni punto de venta-, sino que con una gestión oscura asesinaron la luminosidad de la risa.

La luz de la libertad está por llegar y con su fuerza clara nos guiará en la recuperación de los valores, anhelos y en la construcción de una identidad en la que grandes hombres como Aquiles Nazoa tendrán sitio primordial; siendo un poeta al que leeremos a la luz de las velas por placer, y no porque nos obliguen a ello la incompetencia y el miedo.

También Podría Interesarte
2 Comentarios
  1. Antonio Domínguez Dice

    Buenos dias: es cierto lo que manifiesta el artículo tanto sobre el gran poeta y humorista Aquiles Nazoa, como de la costumbre de disipar la incomodidad de los apagones con la lectura a la luz de una vela, de su poema. Siendo niño lo hacía mi papá y ya con mis hijos lo hacía yo. Veo que ya también lo hacen las nuevas generaciones

  2. Zulay Dice

    Qué buen artículo y qué buena prosa!

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más