Lo que deja el Grupo de Lima

1

El pronunciamiento del Grupo de Lima puede ser valorado, sin lugar a dudas, como una de las más duras y contundentes de las posiciones hasta ahora emitidas contra el gobierno venezolano. Sin embargo, además de ser un exhorto convencido hacia la necesaria y pronta recuperación de la democracia venezolana, el documento constituye un mecanismo que permitirá aclarar, cuanto antes, el camino que ha de emprenderse y los argumentos que tienen que privar.

El primer asunto es el de la reivindicación de la Asamblea Nacional como la única instancia verdaderamente legítima de Venezuela, al punto que no solo la exhorta a ejercer su mandato y ser reconocida, sino que además de ello avala una serie de decisiones que ha venido impulsando. En este sentido, y ese debe ser uno de los puntos a desarrollar a partir de ahora, se hacen votos por la recuperación de la idoneidad del Tribunal Supremo de Justicia instando a que ejerza sus labores en el marco constitucional, por lo tanto, se entiende que lejos de reconocer otro tipo de experiencia, el Grupo de Lima llama -de manera indirecta- a la incorporación de los 13 magistrados principales y 20 suplentes que fueron designados y juramentados por la Asamblea Nacional el 21 de julio de 2017, con miras a dar ese anhelado equilibrio y transparencia.

Pero además de ello cobra enorme valía el pronunciamiento al señalar que la salida de la crisis venezolana pasa por el entendimiento interno y que, si bien la comunidad internacional ejercerá distintos mecanismos de presión, se execra cualquier posibilidad de salida no democrática y violenta. Esto tiene gran importancia puesto que termina de sincerarse la discusión, llevando a que los que ofrecen salidas mágicas, poco convincentes y traumáticas, sean apartados y desplazados por aquellos que apuestan a que la salida sea negociada, electoral, pacífica y primordialmente poco dolorosa.

Además de todo, el comunicado abre un conjunto de alternativas para buscar la integración con las propuestas formuladas, no solo por entes multilaterales, sino por otros países, convirtiendo el asunto venezolano en un tema de debate internacional complejo por sus aristas financieras, humanitarias y políticas. De esta manera, surge la posibilidad de un mecanismo que monitoree la salida a la crisis, sin inmiscuirse en ella.

El comunicado deberá ir acompañado por la claridad y el entendimiento de los factores internos. Es la hora de hacer política ética y convencida, de entender que más allá de los radicalismos y de las falsas promesas tiene que haber una acción consensuada, lógica y sincera, la hora de apostar a la integridad sobre las agendas personales y particulares. Si es así, el amanecer democrático, sin lugar a dudas, está más cerca de lo que muchos pueden pensar.

 

También Podría Interesarte
1 Comentario
  1. […] El texto original fue tomado de: Te Lo Cuento News […]

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más