La soledad del presidente colombiano

1

A cinco meses de haber asumido la presidencia de Colombia, Iván Duque ha perdido tres grandes batallas políticas, dejando su popularidad en caída libre y su gobierno sin timón.

Sus intentos de recaudar dinero para sanear las finanzas, destrabar el aparato judicial desbordado de casos y combatir la corrupción, se han visto torpedeados. Los problemas de gobernar un país polarizado se han complicado aún más por los errores de comunicación con sus aliados y votantes.

Como aún no ha logrado formar una coalición de gobierno, ningún partido en el Congreso quiere asumir costos políticos apoyando propuestas impopulares, mucho menos en un año de elección de alcaldes y gobernadores. Por tal motivo, su capacidad para gobernar se ha debilitado en un momento en el que el país tiene una economía lenta, enfrenta la peor crisis migratoria con la llegada de 1.2 millones de venezolanos y registra un histórico repunte de producción de cocaína.

“Estos cinco meses de gobierno han evidenciado la falta de experiencia del presidente para gobernar un país complejo como Colombia”, dijo Elisabeth Ungar, politóloga de la Universidad de Los Andes y ex directora de Transparencia por Colombia.

Iván Duque, de 42 años, incluso no ha podido contar con su propio partido de derecha, Centro Democrático. Su mentor, el expresidente Álvaro Uribe, lideró la oposición en contra de su plan de subirle los impuestos a productos básicos como los huevos, el arroz o el fríjol.

Escribimos a la oficina de prensa del gobierno en busca de comentarios, pero no los enviaron.

Si el presidente Duque no pudo aprobar importantes medidas iniciando su presidencia, le resultará aún más difícil ahora que ha terminado su período de luna de miel y su índice de aprobación ha caído al 29%.

“Perdió el momentum inicial de los primeros cien días. Duque tenía todo para comenzar fuerte, pero desató críticas que afectaron su capital político”, dijo Juan Felipe Muñoz, ex Alto Consejero para las Comunicaciones presidenciales del ex mandatario Juan Manuel Santos. 

Pese a la soledad política del presidente, el desacierto de la guerrilla del ELN, al cometer el peor atentado en 16 años en Bogotá, le ha dado un nuevo impulso. Los colombianos se han unido en contra de la violencia y los actos terroristas y esto supone enfocar nuevamente los esfuerzos en materia de seguridad. Finalmente Iván Duque encontró  un propósito claro.
También Podría Interesarte
1 Comentario
  1. Nubia Dice

    Excelente

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más