La rebelión de las togas

0

No es fácil pedir datos en las instituciones privadas de formación de estudiantes de pregrado en Venezuela. El miedo es la explicación más cercana a las respuestas fatuas, como argumentar que una información no está actualizada.

Sin embargo, desde la Universidad Metropolitana, su rector Benjamín Scharifker no deja de expresar que la huida de docentes en el periodo académico 2016-2017 se está sintiendo, junto con la oleada de estudiantes que se han retirado sin culminar estudios, y otros a los que ya les es imposible pagar los costos de matrícula para llevar a feliz término sus carreras de pregrado.

Y es que el éxodo no se ha visto únicamente en las escuelas de educación primaria, media o institutos tecnológicos, sino que las universidades han llevado también una carga enorme de maletas con sueños a otras latitudes.

La Universidad Santa María no aporta números. Sin embargo, sabemos que aun siendo la más económicamente accesible de las universidades privadas, ha sufrido semestre tras semestre la baja de muchos profesores, que ya se encuentran en el exterior trabajando dentro de su área de conocimiento, y miles de alumnos, que acuden diariamente a solicitar el famoso documento “Constancia de modalidad de estudios para el exterior”.

No es difícil pensar que, ante la demanda diaria de cientos de estas constancias, pensa y programas por validar, se pueda asumir que al menos 50% de estas migraciones se hagan efectivas más temprano que tarde.

No solo acuden a solicitarlas los que están por terminar estudios, también existen casos de egresados de años anteriores que van a la casa de estudios a solicitar todos los trámites que anteceden a la ansiada apostilla, necesaria para revalidar estudios en el exterior.

Este éxodo, diáspora o desplazamiento de grandes grupos de profesionales y estudiantes comenzó en 2015 con una oferta nada despreciable para docentes venezolanos en estado de necesidad. En enero de ese año Ecuador abrió ofertas de trabajo para profesionales con componente docente, a quienes ofrecían pago en dólares por horas de trabajo, que al traducirlos se convertían en verdaderas fortunas al cambio del dólar paralelo que maneja la economía venezolana, aun siendo ilegal.

6000 dólares ganan un profesor titular en el extranjero

Partiendo de esta premisa, no era de dudar que el profesional de la ensñanza considerara la oferta, a pesar del arraigo y las condiciones que quizás le esperasen al migrar a otro país. La Agencia de Noticias Andes de Ecuador explicó en su momento, que entre los beneficios ofrecidos están los pasajes aéreos ida y vuelta hasta por 3000 dólares, una mensualidad para pago de vivienda por 500 dólares, un salario para el docente investigador o experto por el período de su estadía, que oscilaría entre 4320 y 6000 dólares, según su experiencia y conocimientos.

Ante un solo ejemplo, quizás no podamos generalizar, pero es que también Chile, Argentina y Perú están celebrando contratos con personal venezolano calificado, con maestrías y posgrados, que se formaron en las universidades del país, pero el momento que atraviesa el país está determinando su partida.

Hace 15 días se llevó a cabo el primer encuentro de profesores en Caracas, donde Elías García, decano de Investigación y Desarrollo de la Universidad Simón Bolívar, presentó un estudio que sustentó con tablas, señalando que todos los indicadores de investigación en el país van en disminución.

En la reunión se acordó no ir a paro, sino asistir a la segunda convención colectiva de trabajo con unos parámetros que tienen que ver con las políticas erradas por parte del Gobierno. “Haremos evaluaciones honestas para la inversión académica. Quien diga que nos vamos a paro, miente. La presidenta de Fapuv firmó un acuerdo donde nos negamos a parar las actividades, porque si nos vamos a sentar en una mesa de negociación ¿cómo nos vamos a paro?, no se puede”.

Por su parte, el secretario de la UCV Amalio Belmonte presentó datos alarmantes de deserción estudiantil, y no escatimó la oportunidad para informar que un informe que presentó el Decano de Medicina de la UCV detalló que todos los posgrados se encontraban en estado crítico. También refirió una encuesta que fue realizada a los estudiantes de pregrado de Veterinaria, donde más de la mitad de los alumnos activos manifestó la intención de abandonar la carrera.

Belmonte resaltó que los estudiantes más pobres son aquellos más afectados por las dificultades económicas que atraviesa el país. Señaló que muchos de los que han tenido que retirarse de la universidad son precisamente los becarios porque ya este subsidio, valorado en 80.000 bolívares, “no alcanza ni para comprarse un café grande”.

Autoridades de las universidades públicas y privadas del país han venido denunciando en los últimos años, especialmente en lo que va de 2018, la deserción estudiantil y de formadores en el sector universitario.

Apostillar la piedra de tranca

Aunque la intención de viajar a buscar un mejor futuro es inmediata, los trámites para lograr llevar todo en regla hacia el país que se escoja es todo un viacrucis.

Lograr la apostilla y legalización de títulos y documentos varios es un deporte extremo que requiere paciencia y hasta un toque de buena suerte.

Estas imágenes son recurrentes al momento de comenzar el trámite. Es imposible lograr una cita para validar documentación sin tener que pasar largas horas en colas en el registro y a las afueras de la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores de Caracas, única instancia que aun ofreciendo trato especial, debido a su plataforma online, no asegura antes de tres meses una cita para ningún venezolano que desee realizar una diligencia que por derecho le otorga la nacionalidad.

“Un Hombre sin estudios es un ser incompleto”

Simón Bolívar

FuenteS: Efecto Cocuyo/Unimet/USM/UCV/La Verdad

 

 

También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más