La impronta de McCain

0

John McCain tendrá un sitio preponderante en la historia mundial y su nombre estará unido de manera inexorable al manejo de la política desde una dimensión humana. Su vida es un ejemplo de humanidad y de entereza en la que no privó ningún asomo de odio o reconcomio, pese a haber vivido situaciones muy duras y crueles.

Imposible saber qué tal hubiese sido como primer mandatario de los Estados Unidos. Probablemente, dos variables que además actuaron de manera simultánea, evitaron que llegara. La primera, fue representar al Partido Republicano después de George W. Bush, un presidente que salió con una valoración desfavorable. Además, le tocó competir contra el demócrata Barack Obama, lo cual era medirse frente a alguien que irrumpió ofreciendo una renovación de la política.

Puede decirse que McCain cometió errores a lo largo de su vida política, por ejemplo, haber seleccionado como compañera de fórmula a Sarah Palin, tal vez buscando un gesto hacia el conservadurismo de su partido, lo cual lo alejó del centro. Sin embargo, fue un hombre íntegro que mantuvo sus convicciones y que en sus 30 años como senador por Arizona nunca se negó a conversar y dialogar con sectores distintos para el beneficio del país.

El líder pasó más de cinco años en una cárcel vietnamita cuando derribaron su avión durante la guerra. Aunque fue sometido a las más dantescas torturas y jornadas de adoctrinamiento, nunca fue movido por el rencor o la rabia. De hecho, el trato a sus adversarios siempre fue respetuoso y de altura, esgrimiendo unos principios que lo llevaron a enfrentarse a Donald Trump por considerar que no priorizaba en los intereses nacionales, sino que su discrecionalidad ponía en peligro a los Estados Unidos de América.

El país despide a un héroe y a un ejemplo. Tal vez el mejor indicio de todo lo que fue, lo representan los actos que se llevan a cabo en su memoria, en los cuales, por petición expresa de él, los oradores debían ser George W. Bush y Barack Obama, pidiendo que Trump, de su mismo partido, no estuviese presente. Será recordado, sin duda, por haber impulsado un modelo político ético y el sueño de McCain de un mundo más justo, moverá, seguramente, a las nuevas generaciones que tienen la obligación de ofrecer una alternativa a la propuesta del actual presidente.

luis.daniel.alvarez.v@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más