La estampa de Golda Meir

0 384

En medio de las tribulaciones a las que nos tiene sometidos la compleja situación que atraviesa el mundo, poco se recordó que el pasado 3 de mayo hubiese cumplido 120 años de vida una de las figuras políticas más importantes y que sin lugar a dudas representa un ejemplo de gallardía, convicciones y pluralismo. Golda Meir, quien tiene un sitial de honor en la política mundial, dejó un vasto legado en cuanto a la ardorosa defensa de sus creencias se refiere.

La dirigente que, además de parlamentaria, ocupó el cargo de Primer Ministro de su país y el Ministerio de Relaciones Exteriores, tiene plena vigencia en un momento en el que el Medio Oriente está convulsionado. Una frase lapidaria suya resume el problema de la guerra, con la frialdad que la caracterizó, pero con un profundo sentimiento. Decía Meir que la paz en la región se alcanzaría cuando los árabes amaran a sus hijos más de lo que odiaban a los israelíes.

Se recuerda su visita a Venezuela en 1959, cuando inició una gira por siete Estados de la región para saludar a los países que habían votado favorablemente la resolución de la Organización de Naciones Unidas, que en 1947 permitió la existencia de dos Estados en la Palestina británica. La visita sirvió para tener reuniones protocolares y fortalecer vínculos que se extendían en distintas materias, generándose una gran cooperación que beneficiaba a ambas partes.

Fue la dirigente capaz de tender puentes con sus aliados y de sentarse a conversar con sus adversarios. Su vida está implícita en la mayoría de etapas de Israel y su país debe estar agradecido de haberla tenido como pieza clave, no sólo para que naciera una nación, sino para que se desarrollara con creces.

Sirva el momento de recordar el natalicio de Golda Meir para manifestar una vez más la admiración por Israel, un país que ha sabido combinar el desarrollo y la tecnología con enormes niveles de crecimiento social y de satisfacción de las necesidades personales. Además, es propicio el instante para recordar lo dañino que ha sido para Venezuela no tener relaciones bilaterales, rompiendo por demás un equilibrio que llevó a nuestro país durante décadas a ser un actor querido y respetado en el Medio Oriente. Muy pronto, cuando el amanecer llegue, restablecer relaciones con Israel debe ser una prioridad para Venezuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More