Exilio cubano: Venezolanos deben armarse y poner en la cárcel o en el cementerio a los abusadores

Por su experiencia, dos ex presos políticos de Castro exhortan a la Fuerza Armada de Venezuela a defender a los ciudadanos o, en caso contrario, que se forme un ejército aparte para sacar al chavismo de Miraflores

0

El exilio cubano en Tampa, Florida, no desea que Venezuela siga el camino de su país: miseria, cero libertades, control político y sin desarrollo socio-económico, por lo que instan al pueblo venezolano a sublevarse con apoyo de los militares y, en el caso de que los soldados se queden en los cuarteles, que se organice la lucha en todos los niveles y estratos sociales.

Los miembros de Casa Cuba Tampa Bay (CCTB), no solo analizan cómo Venezuela es pieza de ajedrez de Estados Unidos y Rusia, sino cómo, a diferencia de Cuba, hay una dirigencia opositora y una ciudadanía que luchan en las calles por la libertad y que daría al traste con el chavismo, representado en Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, si se actúa de manera radical, incluso con las armas.

Julio Vidó combatió a Fidel Castro apenas el guerrillero bajó de la montaña y sacó del poder a Fulgencio Batista. ¿El por qué? Presentía que el régimen comunista sería el fin de la isla, significaría el cese de las libertades y de las instituciones.

Por su oposición, fue preso político entre 1961 y 1970, en las cárceles La Cabaña y La Boniato. Tuvo al frente de la lucha armada contra Castro, por lo que en 1994 sale al exilio en Florida, Estados Unidos, desde donde preside CCTB.

“Venezuela es víctima del diseño de un orden político-económico similar a Cuba con las variantes de que la situación política internacional varió. Antes había un campo socialista con la URRS al frente que, luego se desmoronó. Quedaron Cuba, Corea del Sur y China. Desgraciadamente, el populismo fue posible por ese acuerdo de Sao Paulo, Brasil, bajo el plan de tomar el poder de manera legal y que las instituciones democráticas se centralizaran. Venezuela cayó en la trampa y, a 20 años, el petróleo, el oro, quedaron en manos de delincuentes”, lamenta Vidó.

Desde la distancia, pero con la experiencia adquirida al conocer el modelo castrista, considera que la solución de la crisis venezolana reclama una intervención militar nacional e internacional: “Es difícil una salida por la vía electoral de la situación actual. No es posible la vía pacífica, a pesar de que la OEA brinda su apoyo, que la oposición está unida, que formó un gobierno alterno, y que la comunidad reconoce como presidente legítimo a Juan Guaidó.  Hay una disyuntiva”.

-¿Sólo queda la toma de las armas?

– Sí, pero en dos sentidos: Que el Ejército vire sus armas en defensa del pueblo o que el pueblo cree una vanguardia y ajuste cuenta con los abusadores que salen a matar a los manifestantes pacíficos. Si no se repelen, seguirán abusando. O viene  la comunidad internacional o los venezolanos se arman, no de valor porque lo han tenido, para que los pongan en las cárceles o en el cementerio. Es necesaria la línea militar.

Dentro de la solución hay sectores externos.  ¿Qué hace Putín, los iraníes, Cuba que impiden que sectores venezolanos solucionen sus problemas? Hay  factores que toman decisión sin la participación de venezolanos. Los rusos, los chinos, los cubanos están por los recursos y vemos cómo Putin quiere cambiar Ucrania por Venezuela. Putin y Trump negocian pero es Venezuela la que debe decidir. Eso es tarea del pueblo.

-¿Cuáles son los riesgos para América Latina y EEUU que siga Maduro en Venezuela?

– Al igual que en Cuba, el riesgo es que dos o tercer generación se quede sin derechos. En medida en que pase el tiempo se logrará un ‘estado de conformidad’; la gente se conformará con lo que le dé el gobierno. En Cuba, debe surgir el esfuerzo para cambiar e implementar la libertad.

Roberto Pisano, presidente de los ex presos políticos de Cuba, emplaza a los venezolanos a no abandonar la lucha por la democracia, ni a la dirigencia opositora, encabezada por Guaidó y la Asamblea Nacional, pues el resultado sería fatal para América Latina.

“El dictador más malvado de Rumania citó a la juventud comunista para quedarse más tiempo en el poder y éstos le gritaron: ¡Abajo!  Se rebelaron. Lo sacaron del poder. El huyó pero lo capturaron y fusilaron junto a su esposa, fusilaron al matrimonio. Por primera vez, fusilan a una mujer. En Libia, Kadafi se creía el dueño del mundo; era un criminal y el pueblo decidió ser libre y se liberó. Lo mataron.  En mejor morir 100.000 en un día, que 100.000 lentamente. Si el pueblo de Cuba nos hubiera secundado, se hubieran evitado 60 años de pesares. Un pueblo es libre cuando desea la libertad”, expresó el dirigente cubano, quien estuvo preso en La Habana y tuvo que salir de Cuba ante las amenazas contra su vida y familia.

También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más