Entender la política

0

Poco se recordó en días pasados el intento de un sector fuerte dentro del partido, que disgustado por la amplitud que el jefe de Estado venía mostrando y la apertura gradual, después de décadas de férrea dictadura, dio un golpe de Estado y declaró el retorno al viejo orden. Sin embargo, ello no fue lo único que se olvidó de lo ocurrido hace 27 años, sino que también se dejó de lado el merecido homenaje a la gallarda manifestación del profesor y periodista Héctor Mujica.

Mujica era presidente del Partido Comunista de Venezuela y el 27 de agosto de 1991, a los días de ocurridos los acontecimientos en la Unión Soviética, decidió renunciar a su cargo y apartarse del partido, aduciendo que era la hora de una renovación política y que la realidad, a las puertas del tercer milenio, no era la de 1917, por lo que reivindicar y celebrar la asonada contra Gorbachov, era absurdo y completamente fuera de lugar.

El periodista venezolano señalaba que era fundamental transitar hacia un modelo que garantizara la libertad de expresión y de asociación, tal como se concebía en los modelos utópicos, por lo que mantener el régimen absoluto y dictatorial, parecía una continuidad de las prácticas políticas del zarismo, que, con la salida de Gorbachov, anhelaban llevar al país a las aciagas etapas del stalinismo, período que contenía prácticas a las que no se podía volver.

Héctor Mujica sabía que su pensamiento terminaba siendo aislado y en gruesos sectores del partido el dogmatismo se imponía, por lo que prefería dejar el cargo y reivindicar su conciencia, llamando a un ejercicio de la política, en el que, si bien seguía levantando las banderas del socialismo, lo hacía desde un pensamiento mucho más adecuado a la contemporaneidad y a la libertad.

Las jornadas ocurridas en la Unión Soviética en 1991 dejarán para la historia la valentía de muchos hombres, fundamentalmente Gorbachov y Yeltsin; el primero de ellos por su determinación al cambio y el entendimiento, y el otro líder por la defensa frente a la actitud insurgente. Pero sería injusto no rememorar el arrojo de Héctor Mujica que entendió que el mundo cambiaba. En los escenarios actuales, en los que hace falta claridad política y no generar falsas expectativas, no estaría de más revisar el legado y el proceder del académico venezolano.

luis.daniel.alvarez.v@gmail.com

@luisdalvarezva

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más