El papa Francisco: el líder de la Iglesia Católica que busca rescatarla

0 199

Es 13 de marzo de 2013; la muchedumbre que desborda la Plaza de San Pedro, en la Ciudad del Vaticano, espera con ansias saber quién será el nuevo Vicario de Cristo tras la sorpresiva renuncia- en febrero del mismo año-de Benedicto XVI, quien se convirtió en el primer papa en declinar al pontificado de la Iglesia Católica en más de 600 años.

El humo blanco recorre el cielo de Italia y a las seis de la tarde el tan esperado “Habemus Papam” surge de los labios del Cardenal Jean Luois Tauran; Jorge Mario Bergoglio, quien habría escogido ser llamado “Francisco” en honor al santo de Asís, es el primer latinoamericano en asumir las riendas del catolicismo.

Desde de su proclamación se supo que el paso de Francisco por el Vaticano sería diferente; no solo por haber escogido, primeramente, como nombre uno que no aparecía en las listas establecidas o por identificarse como jesuita, sino porque desde el principio el Santo Padre renunció a los protocolos distintivos como el uso de la muceta o el hecho de mantener como residencia la casa de huéspedes del Vaticano. Sin embargo, la característica más emblemática de Francisco podría ser su humildad y la búsqueda de la unificación entre la Iglesia y su pueblo, objetivo que resaltó desde su ascensión como Obispo al ser una de sus primeras peticiones la bendición por parte de los feligreses.

 “Y ahora quisiera dar la bendición, pero antes, antes, os pido un favor: antes que el obispo bendiga al pueblo, os pido que vosotros recéis para que el Señor me bendiga: la oración del pueblo, pidiendo la bendición para su obispo” fueron parte de sus palabras desde el balcón central de la Basílica de San Pedro.

El octavo soberano del Vaticano no es europeo

América Latina personifica la mitad del mundo católico que se ve representado en el Sumo Pontífice nacido en el barrio porteño de Las Flores, en Argentina; llamado como el “Papa del fin del mundo” o el “Papa de los pobres”, Francisco ciertamente ha generado empatía con los fieles desde sus primeras labores como sacerdote en 1959 en donde se dedicó a conocer y atender las carencias de los más necesitados, de los que se dice ha querido aprender.

Durante 1966 un joven Jorge Bergoglio se desempeñó como director espiritual de la agrupación juvenil  Guardia de Hierro, una organización que surge durante la resistencia peronista y que busca integrarse al catolicismo luego de la Noche de los Bastones Largos.

Con el inicio de una nueva dictadura militar en Argentina en 1976 muchos sacerdotes se ven amenazados. Los secuestros, torturas y la muerte de varios clérigos vinculados al Movimiento de Sacerdotes por el Tercer Mundo hizo que Bergoglio mantuviese diálogo con sacerdotes en peligro de secuestro y otros religiosos que sufrieron las consecuencias de un régimen totalitario.

Luego de desempeñarse como sacerdote y profesor de teología, literatura y psicología, Jorge Bergoglio es consagrado como obispo titular de la Diócesis de Oca en 1992 y ejerce como obispo auxiliar en Buenos Aires. En 1998 ya como arzobispo fundó comunidades en los barrios pobres y se ocupó por trabajar en pro de los  emigrantes.

En 2001 es nombrado Cardenal por el papa Juan Pablo II, conoce la Curia Romana y fue consejero especial de Karol Wojtyła; de hecho, tras la muerte de éste se consideró a Bergoglio como posible sucesor por su llamativa visión de “una iglesia de los pobres”.

Marcado por las enseñanzas de Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús y cabeza de los jesuitas, el Cardenal Bergoglio busca observar la realidad, escuchar la voz de los tiempos, responder a las preguntas de qué preocupa al hombre y cómo la religión puede intervenir para así poder trabajar en ello. Es conocido que el Santo Padre toma las decisiones más importantes durante la oración.

En sus 24 viajes al exterior el Pontífice se ha caracterizado por llevar un mensaje de paz a los distintos países, pero sobre todo por pedir perdón ante los errores cometidos tanto por la Iglesia como por la humanidad tal y como lo hizo en su visita a Ecuador, Bolivia y Paraguay, durante el 2015, en los que se destacó al excusarse por los crímenes indígenas realizados durante la conquista de América.

Su encuentro en 2013 en la región de Lampedusa en Sicilia, Italia, con inmigrantes africanos y asiáticos- quienes fueran figuras vivas del desembarque constante que se da en esta pequeña isla a la que miles de personas llegan huyendo de la vida precaria que le ofrece su país de origen y que trae como consecuencia contantes naufragios y muertes- se convirtió en el escenario perfecto en el que el Sumo Pontífice rompió con la posición ensimismada del Vaticano a través de su discurso.

“¿Quién de nosotros ha llorado por la muerte de estos hermanos y hermanas, de todos aquellos que viajaban sobre las barcas, por las jóvenes madres que llevaban a sus hijos, por estos hombres que buscaban cualquier cosa para mantener a sus familias? Somos una sociedad que ha olvidado la experiencia del llanto… La ilusión por lo insignificante, por lo provisional, nos lleva hacia la indiferencia hacia los otros, nos lleva a la globalización de la indiferencia (…) ¿Quién es el responsable de la sangre de estos hermanos? Ninguno. Todos respondemos: yo no he sido, yo no tengo nada que ver, serán otros, pero yo no. Hoy nadie se siente responsable, hemos perdido el sentido de la responsabilidad fraterna, hemos caído en el comportamiento hipócrita [..]. Miramos al hermano medio muerto al borde de la acera y tal vez pensamos: pobrecito, y continuamos nuestro camino, no es asunto nuestro, y así nos sentimos tranquilos”, fustigó Francisco ante un público que para el momento se enjuagaba las lágrimas.

Un Obispo de Roma que dio giro a su cargo y la religión

El hecho de que la institución católica enfrentaba una crisis y un quiebre a nivel jerárquico se esclareció en gran medida durante el papado de Benedicto XVI. La salida a la luz de los llamados “Vatileaks” así como los incontables casos de pedofilia, los constantes enfrentamientos entre los miembros de la Curia, el enriquecimientio excesivo del Vaticano y la burocracia, debilitaron la imagen de la Iglesia ante sus seguidores; para Francisco era imperativo reformar la Curia Romana con Cardenales de todo el mundo a su llegada,quitar poder a la misma paso a paso permitiría a los Obispos cumplir con su verdadera misión.

La relación de poderes se ve transformada y el Vicario de Cristo abre los ojos a una Iglesia que en el futuro podría aceptar temas como el divorcio, el aborto y el matrimonio homosexual, y una imagen más honesta de la familia moderna. Sin embargo, los católicos no pueden ilusionarse con la expectativa de que una revolución surgirá desde la Ciudad del Vaticano, pues si bien las acciones de Francisco resultan heterodoxas, los dogmas cristianos ya están establecidos y él no planea modificarlos.

Lo que sí se puede esperar del papa Francisco, como él ya lo ha manifestado, es la evangelización por medio del amor. Bergoglio, cree profundamente en el diálogo, ve en éste la llave necesaria para alcanzar la paz y la unión de las religiones tanto judías como musulmanas a través del compromiso que deben tener los lideres mundiales en momentos difíciles en los que es esencial acercarse a los sufrientes y no solo usar las palabras sino también las acciones para unir a los seres humanos.

“La Iglesia está llamada a salir de sí misma e ir hacia las periferias, no sólo las geográficas, sino también las periferias existenciales: las del misterio del pecado, las del dolor, las de la injusticia, las de la ignorancia y prescindencia religiosa, las del pensamiento, las de toda miseria”, manifiesta quien se ha convencido de que el catolicismo se encuentra en donde esta la gente y no viceversa.

Perfil del papa Francisco

Nombre secular: Jorge Mario Bergoglio

Nacimiento: 17 de diciembre de 1936

Lugar de nacimiento: Buenos Aires, Argentina

Número en el listado de papas: 266

Idiomas: español, italiano, francés, alemán y latín 

Redacción: Paola Palacios Macario

Fotos: Twitter oficial del papa Francisco

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.