El coro de Delgado Estévez

0

Hace unos días se alzaron las voces, pero no para interpretar una composición o recitar una poesía, hecha música, sino para anunciar que el gran maestro Raúl Delgado Estévez había sido llamado para dirigir uno de sus coros y orfeones en el infinito. El maestro que hizo del Orfeón de la Universidad Central de Venezuela su vida y que tuvo en El Cuarteto uno de sus hijos predilectos, falleció en México, país al que se había trasladado buscando –como muchos venezolanos- un lugar en el que pudiese tratarse y conseguir las medicinas que necesitaba.

Aunque estaba físicamente lejos, su corazón, como el de millones de venezolanos, estaba en su país. Sin embargo, añoraría ver esa Mañanita caraqueña, hermosa de amanecer y que transmite esperanza, como la pieza de Evencio Castellanos (autor de la música del Himno de la Universidad Central de Venezuela), que tantas veces interpretó con El Cuarteto, llevando un espíritu de paz y tranquilidad a una sociedad que está hastiada del revanchismo y las charreteras.

Raúl Delgado Estévez es el símbolo de un país que anhela transformar esos Pueblos tristes a los que les compuso el emblemático Otilio Galíndez, por una sociedad de luz y esperanza. Por eso en su persona se aplica íntegramente la frase que siempre citaba el universal Facundo Cabral al decir que había que aupar a los cantores, pues cada cantor es un soldado menos.

Es probable que el maestro viajara a contar las estrellas ante la pregunta de su hermano Miguel en una de sus hermosas canciones. Por eso se marchó antes, o a lo mejor a trabajar desde el infinito para que la libertad no sea solo una Dulce añoranza, como el vals, sino una realidad, y en el país no esté El diablo suelto. Lo que sí es que independientemente de las razones de su viaje, hará falta el maestro, para lo cual se oirá una Danza de la ausencia.

El canto infinito de paz, en ese mundo de azules boinas, lo guiará hacia el descanso eterno. Siempre recordaremos a Raúl Delgado Estévez y en cada acto de grado de la Universidad Central de Venezuela, las Nubes de Calder crearán una atmósfera hermética para rememorar al gran músico, que fue primordialmente excelso ciudadano y notable persona. Cantando no solo se le rinde tributo, sino se vencen las sombras que tratan de engullir a nuestra Venezuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más