Del clóset y otras gavetas

0

Ya tengo 37 años y to­da­vía me pro­du­ce cier­to no­ se ­qué, la pre­gun­ta: ¿vos ya sa­lis­te del clo­set? Úl­ti­ma­men­te ten­go una res­pues­ta más ade­cua­da: a esta edad no sal­go del cló­set sino del sar­có­fa­go.

Cito fre­cuen­te­men­te una bre­ve fra­se de Si­mo­ne De Beau­voir: “En sí, la ho­mo­se­xua­li­dad está tan li­mi­ta­da como la he­te­ro­se­xua­li­dad: lo ideal se­ría ser ca­paz de amar a una mu­jer o a un hom­bre, a cual­quier ser hu­mano, sin sen­tir mie­do, in­hi­bi­ción u obli­ga­ción”.

Sen­tí que me gus­ta­ban o atraían los hom­bres y no las mu­je­res des­de el co­le­gio. Al prin­ci­pio hubo cier­to mie­do, como ex­tra­ñe­za de que eso po­día ser “raro” o exponerme a di­fi­cul­ta­des en el hos­til am­bien­te del co­le­gio.

Poco des­pués en­ten­dí, y acep­té -de­fi­ni­ti­va­men­te- que mi con­di­ción era la de un hom­bre ho­mo­se­xual. A ve­ces sen­tía an­gus­tia por lle­gar a in­co­mo­dar el am­bien­te con mi ma­dre y fa­mi­lia; que­dar­se ca­lla­do era lo más fá­cil y prác­ti­co. Ese que­dar­se ca­lla­do en cier­tos te­mas que no se to­can en las ca­sas, por eso, nun­ca fue mo­ti­vo de nin­gu­na char­la o dis­cu­sión. Aun­que, eso sí, nun­ca lo ne­gué cuan­do al­guien me pre­gun­tó, que fue­ron mu­chas ve­ces y en mu­chos es­pa­cios.

Últi­ma­men­te ten­go una res­pues­ta más ade­cua­da: a esta edad no sal­go del cló­set sino del sar­có­fa­go.

En el co­le­gio hubo mu­cho ma­to­neo o bu­ll­ying, am­bas pa­la­bras es­pan­to­sas, en su for­ma y fon­do. Sil­bi­dos, co­men­ta­rios, mi­ra­das… que nun­ca fue­ron nada agra­da­bles. La nula edu­ca­ción en el res­pe­to a la di­ver­si­dad, a en­ten­der cada in­di­vi­duo como una cons­truc­ción úni­ca y li­bre que cre­ce y desa­rro­lla sus cri­te­rios y de­ci­sio­nes, por esa “nor­ma­li­za­ción” y mu­chas ve­ces acep­ta­do irres­pe­to ha­cia los hom­bres y mu­je­res ho­mo­se­xua­les en sus con­tex­tos edu­ca­ti­vos y fa­mi­lia­res.

Siem­pre lo tomé con tran­qui­li­dad, re­fle­xión y cier­ta fres­cu­ra; pro­cu­ran­do ha­cer de mí y de mi pro­yec­to de vida lo que me gus­ta­ra sin que esa “con­di­ción” de­ter­mi­na­ra –sus­tan­cial­men­te- nin­guno de los sue­ños e in­tere­ses per­so­na­les.

Asu­mí que todo lo de­cía con mi ma­ne­ra de vi­vir, nun­ca es­con­dí nada que me gus­ta­ra o si­tios que fre­cuen­ta­ba, y siem­pre he te­ni­do el cri­te­rio de sen­tir­me li­bre para to­mar las de­ci­sio­nes de mi vida, que por su­pues­to, han ge­ne­ra­do al­gu­nas di­fe­ren­cias con fa­mi­lia­res y co­no­ci­dos, pero sin ma­yo­res di­fi­cul­ta­des. Fui cre­cien­do como cre­ce cual­quier otra per­so­na, y en el mo­men­to de irlo con­ver­san­do o acla­ran­do, fue na­tu­ral y sin ma­yo­res pre­jui­cios.

Vi­vir uno años en Bo­go­tá me ayu­dó mu­cho para sol­tar los úl­ti­mos mie­dos y si­len­cios. Siem­pre re­co­mien­do que hay que sa­lir -no solo del cló­set-, sino de la casa ma­ter­na y de nues­tra pro­pia ciu­dad, para am­pliar las mi­ra­das y per­mi­tir­se ser sin te­ner que ex­pli­car tan­to o cohi­bir­se a co­no­cer y ex­plo­rar lo que nos lla­ma la aten­ción. Las ciu­da­des tie­nen que per­mi­tir­le a sus ciu­da­da­nos ser y vi­vir.

Debo re­co­no­cer que soy un pri­vi­le­gia­do de po­der desa­rro­llar un pro­yec­to de vida sin ma­yo­res dis­cri­mi­na­cio­nes por mi orien­ta­ción se­xual. Mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do su­fren de per­se­cu­ción y vio­len­cia a raíz de sus pre­fe­ren­cias, no solo se­xua­les, sino tam­bién re­li­gio­sas, ét­ni­cas o po­lí­ti­cas.  Por eso de­be­mos re­co­no­cer a mi­les de ac­ti­vis­tas en el todo el mun­do, que a su ma­ne­ra, lu­chan cada día por la reivin­di­ca­ción de las co­mu­ni­da­des más vul­ne­ra­bles; para ellos to­dos un agra­de­ci­mien­to.

So­bre los de­ba­tes pú­bli­cos, ya me­re­ce­rán otras co­lum­nas para ex­pre­sar y am­pliar el de­ba­te, sim­ple­men­te dejo al­gu­nas con­si­de­ra­cio­nes en las que creo y he ex­pre­sa­do bas­tan­te.

También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más