Debbie Mucarsel- Powell: “La ayuda humanitaria para Venezuela debe continuar”

0

El día después de que las pandillas militares, policiales y civiles leales al presidente venezolano Nicolás Maduro infligieron una brutal represión contra los venezolanos que intentaban llegar a los envíos internacionales de alimentos, medicamentos y otros suministros en Colombia, los oficiales estadounidenses parecían estar preparándose para enviar más ayuda humanitaria a América del Sur. de una base aérea en el sur de la Florida.

Testigos presenciales informaron actividad en la Base de la Reserva Aérea de Homestead, incluyendo aviones de transporte C-130. Fuentes con conocimiento de la situación dijeron que la administración de Trump podría enviar otro envío de ayuda humanitaria a Sudamérica.

Luego del sangriento choque del sábado en el puente internacional que conecta a Colombia con la ciudad venezolana de Ureña, los funcionarios del gobierno colombiano dijeron que cerrarán el pasaje para evaluar los daños.

“No podemos parar la ayuda, este es solo el comienzo de nuestras acciones, porque los venezolanos están atravesando una de las peores crisis humanitarias que hemos visto en el hemisferio, no tienen comida ni medicinas, los niños mueren de desnutrición a diario”, dijo la congresista por el Distrito 26 de Florida Debbie Mucarsel-Powell.

La ayuda internacional a Venezuela que a Juan Guaidó, el presidente interino. solicitó desafiando el régimen de Maduro, ha sido enviada pero no ha sido entregada por los momentos. Como consecuencia el país ha seguido sufriendo una grave escasez de alimentos, medicamentos y otras necesidades básicas. Maduro ha negado que exista una crisis humanitaria y ha llamado a la ayuda internacional parte de un complot de Estados Unidos para organizar un golpe de estado.

La congresista Mucarsel-Powell quien en reiteradas veces ha expresado que el régimen de Maduro es ilegítimo. Y pide al gobierno que debe trabajar con la Asamblea Nacional para poder llevar a cabo elecciones democráticas lo antes posible en el país, afirma que ahora más que nunca es el momento de actuar y ayudar a los venezolanos.

El enfrentamiento por la presidencia de Venezuela ha puesto a los Estados Unidos y a muchos de sus aliados del lado de Guaidó, líder de la Asamblea Nacional del país, en contra de aquellos que apoyan a Maduro o al status quo. Eso incluye a Rusia, China y otras naciones que bloquearon un impulso de Estados Unidos en enero por una declaración del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que expresaba su apoyo a la Asamblea Nacional como el único cuerpo de Venezuela elegido democráticamente.

El pasado domingo temprano, la Unión Europea y el gobierno de Brasil emitieron declaraciones condenando al régimen Maduro por bloquear la ayuda internacional. El gobierno brasileño “condenó con vehemencia” los actos violentos perpetrados por lo que llamó “el régimen ilegítimo del dictador Nicolás Maduro”.

Federica Mogherini, política italiana y Alta Representante de la Unión Europea para asuntos exteriores y política de seguridad, pidió a las fuerzas de seguridad venezolanas que “muestren moderación, eviten el uso de la fuerza y ​​permitan que la ayuda entre”.

Es probable que el régimen de Maduro enfrenta una mayor presión internacional después de los caóticos eventos. El lunes pasado, el vicepresidente Mike Pence está programado para estar en Bogotá, Colombia, para una reunión del Grupo de Lima, un bloque de 14 países en su mayoría latinoamericanos, donde se espera que pida a Maduro que renuncie. El sábado por la noche, Guaidó dijo que asistirá a esa reunión y publicó un mensaje en Twitter que le pedirá a la comunidad internacional que considere “todas las opciones para liberar a nuestro país”.

Aunque los organizadores dijeron que algunos alimentos y suministros médicos se habían trasladado de Brasil al sur de Venezuela el sábado, los esfuerzos de alto perfil de Colombia parecieron fracasar en medio de una fuerte resistencia.

Y el costo fue alto. Al final del día, al menos cuatro personas habían muerto y más de 280 habían resultado heridas solo en Colombia, según el ministro de Relaciones Exteriores, Carlos Holmes Trujillo, grupos de defensa y médicos de campo.

En el puente internacional que conecta Colombia con la ciudad venezolana de Ureña, dos camiones llenos de ayuda cruzaron la frontera solo para incendiarse en medio de intensos enfrentamientos. Los organizadores culparon a las autoridades por el incendio provocado. En un segundo cruce, el puente Simón Bolívar, los esfuerzos para mover la ayuda en camión y a pie se recibieron con una nube de gas lacrimógeno y perdigones que dejaron más de 50 heridos, al menos dos de gravedad y evitaron que el convoy avanzara.

Con los acontecimientos que han pasado en los últimos días la congresista también mantiene su posición ante una reforma migratoria, TPS, para los venezolanos añadiendo que “No podemos estar deportando a los venezolanos en este momento, ya que están tratando de aferrarse a las últimas piezas de democracia que les quedan”, y asegurando que seguirá uniendo fuerzas en el congreso para lograrlo.

También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más