Cuota femenina: privilegio o derecho

0

La cuota femenina o cuota de participación,  “es una forma de acción positiva cuyo objetivo es garantizar la efectiva integración de mujeres en cargos electivos de decisión de los partidos políticos y del Estado”. Esta es una medida transitoria que busca colocar a la mujer en igualdad de condiciones con su par para acceder a los puestos de elección popular y de dirección dentro de las organizaciones políticas,

Es en la historia reciente que las mujeres logran el derecho al ejercicio del sufragio. Ellas igual que otros segmentos de la población estuvieron impedidas de esta prerrogativa, la cual conquistaron con dolor, sudor, sangre y trabajo, sin dejar de lado los roles naturales inherentes a su condición.

Esta hazaña sin precedentes, marcó un antes y después en la historia política; a partir de este evento empieza la lucha por el poder entre estos dos seres y con ellos nacen los retos y las barreras que ellas han tenido que romper durante el devenir histórico de las sociedades, para que se les respeten sus derechos y se les incluya en las tomas de decisión de los estamentos de poder.

Para entender mejor la cuota, es necesario esbozar algunos aspectos de índole social adjudicados desde tiempos ancestrales a las mujeres, los cuales las han limitado para ser un ente social con voz y voto: la maternidad, el papel de compañera sentimental, obrera, hija, hermana, entre otros, les impiden dedicar tanto tiempo como lo hacen sus compañeros para desarrollar proyectos políticos sostenibles en el tiempo.

Para que la cuota como acción afirmativa cumpla su misión en el sistema político partidario es necesario que desde el Estado se diseñen políticas posibles y efectivas, y leyes tendentes a garantizar la igualdad en la competencia para la participación de las mujeres en los puestos de elección popular y de dirección,  sin la necesidad de apoyos.

Es importante acotar, que la cuota es una herramienta y no es un privilegio como plantean los detractores de este dispositivo, que busca ayudar o compensar a las mujeres por su condición femenina. No es un regalo: es un derecho, ganado por el hecho y la condición de ser humano que está dotado de razón y por ende en capacidad para participar en el diseño de la sociedad que aspira para ella, su familia y sus conciudadanos.

El Estado, los partidos políticos y las organizaciones sociales deben despojarse de los prejuicios, modelos sexistas anticuados, arraigados  y edificados desde tiempos inmemorables, y reconocerles de una vez por todas a las mujeres el derecho a diseñar conjuntamente con los hombres de bien, una sociedad más equitativa, donde impere la justicia.

Es posible diseñar pueblos y sociedades donde las diferencias relacionadas con el sexo, las distintas corrientes de ideas y la diversidad no sean  obstáculos para que las mujeres puedan materializar sus sueños y puedan acompañar a los hombres en la consecución de una sociedad vivible, con niveles altos de tolerancia y justicia social.

“Por ventura, la mujer desea la igualdad político-social para actuar en su calidad de mujer”. Carmen Lara Fernández.

En la política como otra ciencia han sido los hombre quienes han llevado la voz cantante. De ahí viene el dicho de algunos “la política no es para mujeres”. No era para mujeres hasta que esta se vio obligada a ayudar a los “cabezas de familias” a compartir las responsabilidades y la carga económica del hogar.

La política partidaria les interesa a las féminas porque las grandes decisiones y las transformaciones sociales son tomadas a través de los partidos políticos una vez en el poder, son estos el vehículo a través del cual se ejercen las funciones públicas y con ellos las nominaciones de los que dirigen y deciden las transformaciones que demandan las sociedades en un estado social y democrático de derechos.

También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más