Cómo hacer frente a la temporada de alergias

0 176

Desde principios de marzo, se escucha en todos los noticieros que comienza la estación de alergias, donde los indicadores de temperatura y precipitaciones muestran el nivel de polen diario. Esto responde al inicio de la primavera, cuando comienza todo el proceso de polinización natural de las plantas. Este período puede ser hasta el otoño, así que hay que prepararse bien.

Las personas que son susceptibles a estos agentes alergénicos tienden a sufrir una variedad de síntomas durante estos meses, relacionados con los ojos, la nariz y la piel. Además, quienes tienen suprimido de alguna manera el sistema inmunológico, también son víctimas de los no tan agradables síntomas. Estornudos constantes y goteo nasal, enrojecimiento, escozor y lagrimeo excesivo en los ojos, tos y picazón cutánea son algunos de los malestares alérgicos. Esta condición se denomina alergia estacional y está directamente relacionada con la llegada de la primavera.

La mejor manera de entender qué tipo de alergia se padece, es consultando un alergólogo, quien en primer término hará pruebas alérgicas, pero también desarrollará un extenso cuestionario sobre hábitos alimenticios, de descanso y de recreación, a fin de atar cabos entre estos y los síntomas. Es muy importante evitar la automedicación, tanto en este como en cualquier caso de molestias en la salud.

Es probable que el médico recomiende tomar durante un tiempo antihistamínicos. Hay una importante variedad en el mercado, y cada persona reacciona de manera diferente a cada uno. Los más básicos, se venden como OTC (over the counter, sin récipe) y aparte de las marcas comerciales, existen los genéricos, con los mismos principios activos, que pueden resultar más accesibles. Se recomienda ingerirlos preventivamente, para evitar ataques alérgicos, durante esta época. Pero se debe seguir las instrucciones del especialista, pues tomarlos por tiempo prolongado puede provocar que no sean efectivos. Hoy en día, la mayoría de los antialérgicos no producen sueño, pero eso también depende de cada organismo. Cetirizina, Loratadina, Fexofenadina y Difenhidramina son los componentes más comunes de los antihistamínicos regulares. Cada uno funciona diferente, y se puede tratar con ellos uno o más síntomas de la alergia estacional.

Pixabay

Cuidados generales

El primer paso que hay que tomar es mantener un ambiente pulcro, libre de polvo,  pues se tiende a acumular con mucha facilidad y lo que en realidad está presente es polen. Para este fin, las aspiradoras se vuelven el principal aliado. El aire acondicionado debe tener un cambio de filtro regular, tanto en hogar como en el automóvil. Si aun así se sigue experimentando alergia en casa, se debería evaluar adquirir un purificador de aire. Hay muchas opciones, con diferentes capacidades, para limpiar a profundidad el aire de las habitaciones.

Con el agradable clima primaveral, se multiplican las actividades al aire libre. Es importante que una vez se regrese a la casa, se descarte toda la ropa en el cesto para lavar y se tome un buen baño, para eliminar todo el polen que pueda haber quedado impregnado en la piel.

Pixabay

Cuidado de los ojos

Cuando se comienza a experimentar picazón o enrojecimiento y se producen un lagrimeo constante, los ojos están reaccionando ante el ambiente. Un método casero y sencillo para aminorar esta situación, es aplicar compresas frías por 10 minutos cada día. Existe una gran variedad de gotas para aliviar estos síntomas, y es importante consultar con el oculista para determinar cuál es la indicada para cada individuo. Por lo general, la sensación se controla y se aminora rápidamente al aplicar las gotas del caso.

Pixabay

Síntomas cutáneos

Es una situación incómoda que puede ser resuelta sencillamente, siempre bajo la supervisión de un dermatólogo. Los cuidados básicos: darse baños cortos, con agua templada, pues el agua caliente reseca la piel, lo que hace que se potencie la picazón. Utilizar jabones con PH neutro y no en exceso. Hidratar muy bien la piel, con cremas luego del baño. Si hay algún brote o enrojecimiento, el especialista recomendará cremas para aplicar localmente, con antialérgicos tópicos y/o esteroides.

Pixabay

Rinitis alérgica

El goteo nasal constante es otra de las manifestaciones alérgicas de la época. Para combatirla, también hay opciones que se pueden adquirir sin récipe médico, en forma de sprays y gotas. En los casos en que la alergia es más fuerte, se recomienda utilizarlos hasta dos veces al día, pero como sucede con todos los medicamentos, debe seguirse las indicaciones médicas al pie de la letra, para poder gozar de los beneficios adecuadamente. Como profilaxis, también se puede usar una vez al día solución salina, a fin de limpiar bien los conductos nasales. Otro de los efectos molestos de este síntoma, es que el paciente suele aumentar su nivel de ronquidos, por lo que se recomienda utilizar los medicamentos antes de dormir, para poder tener un mejor descanso.

Pixabay

Alergias respiratorias

Las personas que suelen sufrir de alergias respiratorias deben tener especial cuidado en esta época. Hay que evitar cualquier resfriado, reforzando el consumo de vitamina C. Además, si se llega a contraer algún virus, lo ideal es acudir al médico, para evitar complicaciones.

Si además se sufre de asma, el caso es más delicado y debe tenerse un tratamiento preventivo. En muchas ocasiones, el especialista prescribe el consumo permanente de antialérgicos durante un período determinado. Uno de los medicamentos usados para prevenir ataques de asma es el Montelukast, que debe tomarse por períodos prolongados para lograr efectividad en la prevención de las alergias que lleguen a producir asma. La cadena de supermercados Publix ofrece este medicamento de forma gratuita, presentando la prescripción recetada por el médico tratante. No importa la duración de la ingesta, Publix cubre todas las reposiciones necesarias que indique el tratamiento.

Si en algún caso, se exacerban los síntomas tradicionales (hinchazón cutánea, dificultad respiratoria), se debe acudir rápidamente a una emergencia, para evitar un shock anafiláctico, que es un ataque alérgico grave, donde peligra la vida del paciente. En esos casos, se debe administrar antialérgicos mucho más potentes, de forma inyectada. Es poco frecuente en casos de alergias estacionales, pero puede que se combine con alguna alergia alimenticia o picada de insecto, lo que complica el cuadro.

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada