Chavimadurismo juega a la amenaza para develar planes de la oposición

¿Qué hay detrás de las últimas maniobras de Maduro, Cabello y El Aissami?

0

El chavimadurismo optó por el juego táctico en el plan de tratar de conservar el poder o de llegar hasta enero de 2020.

La táctica consiste en circular versiones de hechos, eventuales amenazas contra la oposición, como el cierre de la Asamblea Nacional y la detención del presidente (e), Juan Guaidó, y otros dirigentes de la oposición.

Una vez medido el efecto pasa a otra etapa: recoge, dicen unos; “reculan”, señalan otros.

Hacen otra cosa y así Nicolás Maduro y Diosdado Cabello acusan al adversario de loco, de temeroso, de inventar y atribuirles posibles acciones. Sin embargo, no hay que cuidarse porque tienen todo preparado en el instante de que la oposición esté debilitada.

En este momento, en Miraflores, el Poder Judicial y el Ministerio Público programan una cadena de actos para el desgaste del adversario.

Los hechos: El oficialismo se retira de la reunión en Barbados con la oposición y la mediación de Noruega, bajo el argumento de que la oposición no pudo lograr levantar las sanciones contra funcionarios; el diputado Stalín González (Un Nuevo Tiempo) asegura que es porque la comunidad internacional había presionado por las elecciones generales.

Desde el 10 de agosto circula la especie de que el Parlamento sería disuelto. Cabello se burla de Guaidó y le insta a dejar el miedo, y a “comprarse un perro” como terapia de consuelo.

El presidente del Legislativo denuncia ante el mundo el 12 de agosto los planes de la constituyente de acabar con el foro político.

La ANC convoca a una sesión especial, luego que el Tribunal Supremo de Justicia abrió un proceso contra tres diputados: José Guerra, Tomás Guanipa (Primero Justicia) y Juan Pablo García (Primero Justicia).

No hubo disolución de la AN. ¿Para qué?, preguntó Cabello. “Ya está disuelta”, alegó.

 

¿Por qué no actuaron?

 

“Lograron ver cuál sería el comportamiento de la oposición ante este hecho; no significa que no la harán”, explicaron voceros del PSUV. La denuncia de Guaidó fue acogida por la Unión Mundial Interparlamentaria, el Grupo de Lima, Estados Unidos, en total más de 50 países, así que no era el momento propicio para repetir aquella escena de 1999 cuando los parlamentarios trataron de entrar al Palacio Federal, en el centro de Caracas, y se les impidió a la fuerza, con la violencia de los extintos “círculos bolivarianos”, génesis de los “colectivos”.

Maduro y Cabello evaluaron las declaraciones internacionales, pero también ocurrió un hecho político: Noruega llamó a Miraflores e insistió en reunirse con la oposición, lo que puede ocurrir en las próximas horas, con la posibilidad de que se incorporen nuevos actores en representación del chavismo, o que la cita sea en otro lugar del Caribe.

 

¿Acabarán con el Parlamento?

 

De no concretarse nada en esta nueva ronda, los escenarios son de violencia, aunque en el seno de la constituyente consideran que “el tiempo de Guaidó se acabó” así que la convocatoria a elecciones legislativas está en agenda de Cabello quien, al estilo de Estados Unidos, mostrará una carpeta la resolución, a manera de generar zozobras.

“Es absurdo creer que el chavimadurismo no reaccionaría ante las últimas sanciones y el aislamiento internacional. Juega su carta: Las amenazas para evaluar el impacto y si el adversario es capaz de ceder. De allí, la especie de que, por la vía judicial, liquidará la AN. ¿El plan? Provocar que los miembros del Legislativo terminen por irse del país, y así convocar a elecciones AN en condiciones favorables, sin candidatos de peso en la oposición, es decir con sectores que les sea cómoda, como (Henri) Falcón, (Claudio) Fermín, (Enrique) Ochoa Antich”, explicaron dirigentes de PPT y el PCV.

El oficialismo inicia una ofensiva en el plano político, pero también en otros ámbitos. Por ejemplo, las órdenes de NM-DC-TEA (Tareck El Asami) a la Fuerza Armada Nacional de prepararse para un evento internacional armado es una muestra de cómo deciden activar la “carta de violencia y agresividad” porque ya Rusia y China les informaron que EEUU proseguirá con las sanciones y no descarta la opción militar, de no concretarse nada con Noruega.

 

¿Qué hará la oposición?

 

La oposición sabía que, en cualquier momento, irían contra la AN pero en especial contra Guaidó, por lo que sería inocente  pensar que carezcan de un plan B, cuyo eje no es sólo proteger al presidente (e) sino ver la repuesta de la comunidad internacional.

El escenario de amenazas a la AN, lejos de afectar a la oposición,  debe servir para unirlos. De no hacerlo, pasarían a ser los “más estúpidos y pendejos de la historia”, expresan los Sabios de Falcón, grupo que analiza la situación política del país. De hecho, en la Fracción 16 hay gente en desacuerdo con María Corina Machado por sus posturas contra Guaidó. “Los diputados de F-16 sabemos que si eliminan la Asamblea perdemos los curules, una tribunal y quedaríamos nulos”, indicaron dirigentes.

En esas condiciones, no hay poder. No hay mando. Eso lo saben en F16. Vendrán días duros y cada quien debe definirse.  El chavismo juega a elecciones en AN para dividir aún más a la oposición. Deberán decidir si van comicios. Sin embargo, Vente no es  partido por lo que debe ser postulados por los legales y existentes.

Aunque arriesgado, el plan de Guaidó debe ser:

1) Tener un “gabinete de sombra” para que actúe.

2) Ordenarle a la Ocepre (Oficina Central de Presupuesto) que le envíe las nóminas de los ministerios. Allí podrían pasar dos cosas: Una, que Miraflores las entregue para ver de dónde la AN sacará los reales. Dos, que se niegue. En el caso que lo envíe tiene la opción de que toda la administración pública se alinee con Guaidó, entre ellos los militares. Ya se sabe que el dinero mueve a la Fanb.

3) Designar, en primer lugar, al ministro de la Defensa. Ya se menciona al general Isaías Baduel. El tema sería una bomba. No solo por los riesgos de muerte del personaje sino por las incidencias en la FANB; es decir, entraríamos en el dilema: si dejarlo libre o ir a sacarlo para que se ocupe del cargo.

4) El peor escenario para las partes es que no pase nada.

¿El por qué? Reinaría la incertidumbre, las amenazas y, en lugar de sentirse triunfadores, vivirían en la angustia de no saber cuándo EEUU llegaría con sus marines.

Y a Cabello no le gusta eso; actuará…

 

También Podría Interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más