¡Se van!

El cruel dictador creyó que con unas elecciones amañadas podía acallar el clamor de cambio que su pueblo invocaba, ahogado en la pobreza. Una historia que se repite y que demuestra que no hay regímenes invencibles ni eternos.

Este Sitio Web usa cookies para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer Más